Abandonan más gatos en el faro Mazatlán; son un riesgo para la salud

Comunidad, Turismo  /   /  Por Redacción Son Playas
Foto: Son Playas

La presencia de gatos en el cerro del Crestón, donde se ubica el Faro Mazatlán, va en aumento pese al riesgo sanitario que representa para los visitantes de ese espacio recreativo y el daño que provocan a la fauna silvestre del lugar.

Tan solo el jueves pasado otros doce felinos fueron abandonados en las inmediaciones del cerro con todo y caja, agua y alimento.

El Patronato del Parque Natural Faro Mazatlán ha contabilizado cerca de 180 gatos en la zona, mismos que se siguen reproduciendo, por lo que el número de ejemplares en estado salvaje va en incremento, según reportaron miembros de la organización.

La problemática tiende a agudizarse, pues una sola hembra puede parir tres veces al año con camadas de cuatro crías en promedio.

Junto a los gatos, también se percibe un aumento en la presencia de mapaches.

Reportan un aumento de gatos y mapaches.
Foto: Cortesía.

En el sendero que conduce al faro, es común encontrar a los felinos al igual que recipientes y montículos de croquetas en la escalinata y bardas. Lo mismo ocurre en las faldas del cerro y en el área contigua a la escollera.

Con frecuencia los visitantes se acercan a ellos e intentan tocarlos.

Los gatos del faro son un riesgo a la salud pública: especialista

La médico veterinario Sandra Elena Osuna Loubet advirtió que los gatos que habitan el cerro del Crestón son un riesgo para la salud de las personas porque no están vacunados ni desparasitados y tampoco reciben atención médica.

En estado salvaje, dijo, estos animales tienen más probabilidades de enfermarse y su calidad de vida es menor.

En estas condiciones, explicó, pueden portar parásitos y enfermedades transmisibles al ser humano.

Su excremento y orina también son un factor de riesgo para la salud pública, al igual que las plagas que pueden acarrear, tal es el caso de pulgas, apuntó Osuna Loubet, quién es integrante de la Asociación de Médicos Veterinarios de Pequeñas Especies de Mazatlán.

Al no estar vacunados, los gatos pueden contraer y transmitir enfermedades. Foto: Son Playas.

Mencionó que entre las patologías asociadas a los gatos se encuentran la “enfermedad del arañazo del gato”, toxoplasmosis, rickettsia y leptopirosis, por mencionar las más comunes.

En tanto no se controle la proliferación de felinos, los visitantes de este espacio turístico y recreativo pueden verse afectados, opinó.

“En definitiva el faro no es un lugar apto para liberar gatos; el gato es un animal doméstico y lo ideal es que esté en un hogar”

Sandra Elena Osuna Loubet, médico veterinario.
Foto: Son Playas.

Daño al entorno natural

Los gatos son depredadores por naturaleza; ya sea para alimentarse o por distracción, el instinto los lleva a cazar a su presa.

Se estima que un gato doméstico caza de 5 a 20 veces al día aunque disponga de alimento.

Al ser liberados en un área natural que no les corresponde, como en este caso el cerro del Crestón, los gatos se convierten en una especie invasora que pone en riesgo el equilibrio ecológico del entorno porque depredan a las especies nativas, expuso la especialista Sandra Elena Osuna Loubet.

“Entonces empiezan a provocar un desequilibrio ambiental y están dejando sin alimento a los depredadores naturales de la zona”, señaló.

Al respecto, miembros del Patronato del Parque Natural Faro Mazatlán y ambientalistas han señalado en reiteradas ocasiones que la fauna silvestre del lugar ha disminuido debido a los gatos.

Foto: Son Playas.

Sobre la biodiversidad

En el cerro del Crestón existen especies de flora y fauna asociadas a la selva baja caducifolia, en su mayoría, endémicas de México. Aquí se encuentran árboles de haba, sangregado, camichín, jacalosuchil, toloache, higuera, palo blanco, cardón y pitahaya, por mencionar algunos.

En lo que a fauna se refiere, se han documentado varias especies de colibríes, además de urraca, tortola, aura, chipe, cenzontle y chachalaca, entre otras aves que anidan, descansan y se alimentan en el área.

También se reporta una diversidad de reptiles. Todas estas especies en su conjunto, se han visto afectadas por la introducción de nuevos depredadores: los gatos.

¿Qué se puede hacer?

Osuna Loubet consideró que deben implementarse medidas de control para evitar que más personas liberen gatos en el cerro del Crestón.

Una forma de hacerlo es multar a quien abandone a los animales en espacios públicos y prohibir que se les alimente.

“Esto ya se salió de control porque la gente dice: lo voy a dejar al cabo hay quien le lleva alimento”

Sandra Elena Osuna Loubet, médico veterinario.

Pero lo más importante, puntualizó, es informar y sensibilizar a la población para que se haga responsable de sus mascotas.

La presencia de gatos ferales es un problema que también se registra en otros sectores de Mazatlán, como por ejemplo en las invasiones y en los esteros, en dónde se han encontrado grupos de 20 a 50 animales.

Resolverlo no será sencillo, pues parte de estos ejemplares no son candidatos a ser adoptados por su agresividad y se carece de un albergue que les brinde atención, comentó Osuna Loubet, quién además es una de los especialistas que participan de forma gratuita en la campaña de esterilización de gatos callejeros en Mazatlán.

Dato: Un gato doméstico puede llegar a vivir de 15 a 25 años en una casa, pero en estado salvaje su esperanza de vida es de 8 a 10 años.

Te puede interesar:

Limpian el Faro Mazatlán, pero llega más basura

Acerca del autor

Notas relacionadas

En Mazatlán opera un Hospital de Fauna Silvestre que recibe especies lesionadas o que han sido...

Desde hace 1,500 años se habita el sur de Sinaloa y se explotan toda clase de recursos; los...

El sinaloense Enrique Gonzalez Rojo formó parte de la generación literaria que dio renombre a las...

One Comment
 
  1. Martha Armenta 29 diciembre, 2019 at 3:33 pm Responder

    Ah! que extraño que la veterinaria solo mencione los riesgos para la salud por la presencia de los gatos. Se nota que no es visitante frecuente del Faro, menciona que son salvajes, contradicción total pues son felinos abandonados por sus dueños, el 90% de ellos se dejan agarrar, así es como muchas personas han adoptado a muchos.
    Curiosamente, se quejan de “lo antiestético” que es ver las croquetas de los gatos, lo cual es una exageración porque las consumen en ese mismo dia o momento, y me pregunto ¿ Que tan antiestético debe ser la basura para que la cataloguen como un problema MAYOR? También la veterinaria no ha hecho un conteo de gérmenes en el aire abajo por la dispersión de la materia fecal de la planta tradora de aguas negras? Investigadores de la UNAM lo han hecho, hasta virus de hepatitis han registrado. El principal problema es la gente que se orina y defeca arriba porque no hay baños y la basura que tiran, mas los daños a la fauna porque todo matan y espantan a gritos. Si es una reserva ecológica, la gente tiene que seguir un reglamento, que a própósito, quien aplica? si no hay nadie que les llame la atención, a nadie han multado ni detenido por tirar basura o gatos.

Deja un comentario