Estudian a “mariposas de mar” por uso farmacéutico y por cambio climático

Ciencia, Conservación  /   /  Por Erika Sierra

Las mariposas de mar de la región, y otros moluscos, son afectados por el cambio climático, advierte investigadora.

En las costas de Sinaloa habitan las llamadas mariposas de mar, pequeños moluscos con concha (gasterópodos) que la comunidad científica investiga por sus aplicaciones en la medicina y porque son un indicador de los niveles de acidificación del océano.

La investigadora Mónica  Anabel Ortiz Arellano, profesora de la Facultad de Ciencias del Mar de la Universidad Autónoma de Sinaloa, explicó que estos organismos, que pertenecen a la familia de los Heterobranquios, producen sustancias que podrían ser utilizadas en la elaboración de medicamentos para el tratamiento del cáncer.

“Hoy en día están dando pie a una amplia área de estudio, como lo es la medicina de la cual podemos sacar medicamentos para el cáncer inclusive. Podemos ver la habilidad que tienen estas especies para camuflajearse desprendiendo  algunas partes de su estructura y regenerarse, afirmó.

A raíz de las particularidades de estas especies, añadió, se están abriendo nuevos campos de investigación en diversas ramas de la ciencia.

Monitores de cambio climático

Los moluscos gasterópodos, como las “mariposas de mar” poseen una concha de carbonato de calcio (visible o no), las cuales están sirviendo a los científicos como sistema de alerta temprana de los niveles de acidificación del mar, ¿por qué?

Esta es la explicación: la acumulación de dióxido de carbono (CO2) está provocando que la concha de muchos de estos gasterópodos se deshaga. Cuando los niveles de este compuesto químico se elevan, los niveles de pH del agua bajan y se vuelve ácida, lo que a su vez interfiere en el proceso de calcificación de las conchas. Por lo tanto, este fenómeno es un indicador de la acidez de los océanos.

 “Los dragones azules” otro caso de estudio

“Dragón azul”. Foto: cortesía.

Otro organismo marino está aportando indicios del cambio de temperatura en las aguas marinas: el dragón azul de mar.

Este organismo, no había sido reportado para esta área, sin embargo, se le ha encontrado con mayor frecuencia y mayor abundancia en nuestra región, informó la investigadora.

Esta especie, al igual que otras, ha empezado a migrar porque la temperatura del agua en su hábitat natural ha cambiado, expuso.

Esta situación, que es una condición de alarma para todos los investigadores, puede conllevar a dos posibilidades, la primera seria que esta especie aporte a la riqueza biológica de la región y a su campo de estudio, o por el contrario,  que actúe como depredadora de la fauna marina nativa, alterando el equilibrio de la riqueza biológica de la región.

Cada vez tenemos que hacer más estudios para evaluar cómo están las poblaciones, si hubo cambios, si están llegando especies, si están migrando las especies autóctonas a otros lugares”   expresó  Ortiz.

Especies invasoras y cambio climático

Ortiz Arellano manifestó que el cambio climático está modificando la vida de las especies marinas que se han visto orilladas a desplazarse a ecosistemas diferentes a los que pertenecen.

“En este caso el cambio climático está afectando mucho (…) en los otros gaceropodos que tienen una concha más desarrollada, con mas estrial, la concha se está desintegrando, se está haciendo cada vez más ligera, y eso es por la acidificación de los océanos, es decir porque tenemos mucho bióxido de carbono en el ambiente y entonces el agua la asimila de tal manera que se acidifica y entonces causa problemas para poder asimilar el calcio que hay en el agua, por tanto la concha se les está reduciendo.”

Investigación científica

La Doctora Mónica  Anabel Ortiz Arellano abordó el tema durante la conferencia titulada Importancia Biológica y Ecológica de las Mariposas  de Mar (Heterobranchia), en el marco del 39  Aniversario del Acuario Mazatlán.

Durante su exposición ante estudiantes universitarios, abordó la importancia de los moluscos Heterobranquios, su variedad y capacidad de adaptación, lo que  los convierte en organismos modelo para distintas disciplinas científicas como la evolución, la neurobiología, la ecotoxicología y la investigación farmacéutica.

Además, dijo, estas especies forman parte de una cadena alimentaria (trófica), en la que actúan como depredadores activos de invertebrados y peces pequeños, lo cual establece una relación simbiótica con las algas  y protozoos que generan fuentes metabólicas alternas.

Dichos temas también son objeto de estudio en la Sociedad de Malacología de México, de la cual Ortiz es integrante.

“En esas reuniones compartimos los conocimientos, por ejemplo: se comparten estudios de cada región para intercambiar y ver que funciona para las especies de cada una, porque van científicos de todas partes del mundo así podemos conocer más a detalle la información de estos organismos.”

Adicionalmente, añadió, se participa en congresos para compartir información con investigadores de otras ramas relacionadas con las pesquerías y la farmacología.

Al finalizar la exposición, el director del Acuario Mazatlán, Pablo Gerardo Rojas Zepeda, entrego el reconocimiento a la Mónica Anabel Ortiz Arellano por su participación como conferencista en el 39 aniversario de ese organismo.

Acerca del autor

Notas relacionadas

Las tres islas de Mazatlán forman parte de la identidad de los mazatlecos.

Promueven cambios de hábitos para reducir la contaminación de playas

Ibis y garzas después de la tala. Foto: Eliseo Ruiz La tala de mangle y el revestimiento del...

Deja un comentario