Las 5 mejores historias de participación ciudadana 2019

Comunidad, Playas  /   /  Por Redacción Son Playas

Durante el 2019, primer año de vida de Son Playas, te contamos historias de personas que cuidan el entorno natural a través de sus acciones cotidianas.

Esta recopilación es una muestra de que es posible articular esfuerzos para hacer frente a la crisis climática desde los diversos ámbitos.

Creemos que ningún cambio es posible sin la participación ciudadana, motivo por el que las personas son eje central en los contenidos de este proyecto de periodismo ambiental.

Con seguridad hay más historias similares, ¿conoces alguna? comenta y comparte con nosotros.

1-La campaña contra la basura en playas que empezó con un tuit

El movimiento anti basura más grande de Mazatlán fue producto de la participación ciudadana surgida en redes sociales. El gran movimiento contra la basura en Mazatlán empezó con un tuit de Sofía Trejo Lemus, ciudadana preocupada por el medio ambiente.

Su propuesta fue instalar contenedores novedosos para plástico PET. El resultado: un movimiento masivo contra la basura, el mayor participación en este puerto en temporada de Semana Santa.

2-Comunidades rurales cuidan la Meseta de Cacaxtla

En el área natural protegida de la Meseta de Cacaxtla, la más extensa de Sinaloa, están asentadas 13 comunidades rurales que participan en programas de conservación.

Gracias a ello es posible encontrar poblados en los que se produce biogás para consumo doméstico y fertilizantes orgánicos; otros que participan en el monitoreo del jaguar y la conservación de tortugas marinas, o aquellos que han logrado organizarse para reciclar envases plásticos.

3-Pescador cambia las redes por bolsas para basura

El pescador José Luis Quiñónez Ortiz dejó las redes de pesca por un bastón, guantes y una soga; en lugar de peces, saca envases de plástico de los acantilados del cerro del Crestón, en donde se ubica el Faro Mazatlán. Su principal objetivo ahora es evitar que esa basura llegue al mar.

4-Colocan biobarda para atrapar plásticos flotantes

En la lista de las cinco mejores historias de participación ciudadana a favor del medio ambiente hemos incluído la de la biobarda que se instaló en Mazatlán el marco del Día Mundial de los Océanos.

Se trata de una barrera hecha con envases PET y redes de pesca que detiene los plásticos flotantes que provienen del estero del Infiernillo para impedir que lleguen al mar. Este proyecto es el resultado de la participación de estudiantes, pescadores, mujeres artesanas, empresarios y autoridades que se sumaron a la iniciativa comunitaria.

5-Cambiar hábitos para cuidar al planeta: Viva la Ola

Hace tres años, un grupo de jóvenes empezó a limpiar las playas de Mazatlán, primero cada mes y luego cada bimestre. Se trata de la organización Viva la Ola, que mediante las jornadas de limpieza, encuentra un canal para cumplir con su objetivo: que las personas cambien sus hábitos y dejen de tirar basura.

Estas son las cinco mejores historias, las más leídas en este 2019, pero hay más casos de participación ciudadana a favor del medio ambiente.

Te puede interesar:

Ciudadanos que actúan a favor del medio ambiente

Acerca del autor

Notas relacionadas

En Mazatlán opera un Hospital de Fauna Silvestre que recibe especies lesionadas o que han sido...

Este es el segundo varamiento de ballena jorobada que se reporta en menos de quince días en las...

Desde hace 1,500 años se habita el sur de Sinaloa y se explotan toda clase de recursos; los...

Deja un comentario