Once razones para amar a Mazatlán

Comunidad  /   /  Por Redacción Son Playas

Por Ernesto Hernández Norzagaray

Paseo Olas Altas. Foto: Son Playas

1.Tenemos historia

Mazatlán tiene una de las historias regionales más maravillosas del norte del país. El arribo de gente de cualquier lugar del mundo marcó lo que hoy es nuestra identidad regional. Con ellos llegó la música, el baile, las letras, las artes, la cocina, cerveza y hasta mezcales. La modernidad vino a confundirse con la sencillez de nuestra gente y los resabios de la cultura colonial.

En ese encuentro híbrido todos salimos ganando y esa mezcla de razas es hoy uno de nuestros principales orgullos. Aquí, se formaron las primeras tamboras producto de ese encuentro y se oyeron por primera vez nuevos acordes en nuestras plazas que felizmente han sobrevivido a las ambiciones y los abusos inmobiliarios.

La revolución nos llegó con el siglo 20, pero salimos medianamente limpios, de manera que podemos decir que aun con todo no somos un pueblo tatuado por la violencia sino de pescadores, artistas y prestadores de servicios.

Hay, además en la ciudad, una reivindicación de su historia y como testimonio se encuentran una gran cantidad de libros escritos por historiadores profesionales y empíricos. La ciudad se conoce y se reconoce en su pasado.

Bahía de Mazatlán. Foto: Son Playas.

2. Tenemos la bahía más bella.

Quienes vivimos en Mazatlán sabemos que tenemos la bahía más bella del Pacifico. También el malecón más largo y visitado. Diariamente ahí se convocan miles de porteños que salen de sus casas para disfrutar del mar y sus atardeceres inolvidables.

Esos que no pocas veces culminan con el infaltable rayo verde. Su caprichosa cadera de 22 kilómetros da cuenta de todos los rincones desde donde se atisba ese sol juguetón con sus destellos rojos, cobrizos, naranja, grises, violáceos o azules y los grandes volúmenes de nubes sonrientes.

Sus rayos desfallecientes invitan al amor en un concierto de voces apagadas por olas molestas y para manifestarlo estallan contra la roca en un estrépito de espuma y brisa.

Tambora sinaloense. Foto: Instituto de Cultura.

3. Tenemos música y cantos.

Mazatlán nació como diva y rápidamente enamoró a los músicos, poetas y escritores. Los músicos alemanes bajaron de los barcos con sus tubas, clarinetes, trombones, tamboras, tarolas, cocochas y letras.

La fiesta se hizo en plazuelas, calles y salones. Las piezas de las marchas alemanas dieron rápidamente paso a los primeros acordes populares. Y si una querencia se mide por las palabras dedicadas al puerto, allí están los poemas de Amado Nervo, Enrique González Martínez, Roberto Owen o Pablo Neruda sin dejar de recordar a Anäis Nin o Jack Kerouack con su impronta escrita en obras memorables.

Todos ellos en su paso por estas calles y miradores se inspiraron para escribir y describir perlas negras, crepúsculos encendidos, nubes espumosas, amores furtivos y hasta la pobreza con dignidad que circula por sus calles.

Mazatlán, también es José Alfredo Jiménez, quien le dedica una pieza memorable. Es Luis Pérez Meza quien dejaría aquí su impronta de música y estirpe. Es Ferrusquilla por su amor al puerto que lo conservó hasta su viaje eterno y el inolvidable Mike Laure. 

Centro Histórico. Foto: Son Playas.

4. Tenemos el mejor Centro Histórico del Noroeste.

Sin duda, mientras otras ciudades del norte fueron testigos silenciosos de la masacre contra su patrimonio arquitectónico, todavía conservamos buena parte de él y no sólo eso, lo cuidamos.

Es la Plazuela Machado y el Teatro Ángela Peralta. Pero también el Paseo de Olas Altas y el Paseo del Centenario. Es la soberbia de la llamada arquitectura tropical y el mercado donde diariamente miles se dan tiempos para disfrutar de sus cargamentos de frutas y verduras, pescados y mariscos.

Son los museos, librerías, antros. Es mirar sencillamente esa gente sola que describió con agudeza el escritor Pepe Franco.

Olas Altas. Foto:Son Playas.

5. Tenemos cosmopolitismo.

La llegada a las tres islas de los primeros navíos en 1587 marcó nuestro encuentro con el otro. Aquellos que llegaron desde los puertos de Europa o Asía.

Eran los portadores de las lenguas y voces extrañas que poblaron con sus ambiciones, anhelos e ideas nuestras calles, plazas, hogares y escribieron los primeros libros, provocaron las primeras lecturas de autores desconocidos.

Aquí se creó el primer periódico de Sinaloa y probablemente del Noroeste.

Con ello vino la palabra, las primeras noticias de la música, la danza, la plástica, la arquitectura, la escultura, la rebeldía. Y nos sigue llegando gente, que encuentra en el puerto un espacio para trabajo, esparcimiento, reflexión y las artes.

Faro Mazatlán. Foto: Son Playas.

6. Tenemos el segundo faro natural más grande del mundo.

Después del Peñón de Gibraltar se encuentra nuestro soberbio faro natural. Allá en lo alto adonde suben los intrépidos para en la fatiga inconmensurable recibir como pago un paisaje infinito que va desde las palmeras cocoteras de la Isla de la Piedra hasta el estoicismo de las Tres Islas.

De los lobos marinos a los lobos de mar. Del Canal de Navegación, al falo de la Cervecería del Pacífico y de ahí la larga cadera del malecón con sus monumentos homenaje a una mujer mazatleca que se presenta amable pero también voluptuosa.

Comparsa en desfile de carnaval. Foto: Instituto de Cultura.

7. Tenemos el mejor Carnaval de México.

A nada se le dedica más tiempo que a la preparación de la fiesta de la carne. Así cuando termina uno de ellos empieza a prepararse el siguiente con toda su imaginación y fantasía.

Son sus carros alegóricos y monigotes que habitan temporalmente el malecón. Pero, también es la fiesta de la cultura, de las bellas artes, los grandes conciertos de ópera y música clásica. Es la coronación de la reina y la premiación del Mazatlán de Literatura. Son los Juegos Florales y la entrega del premio de poesía Clemencia Isaura. Es el hedonismo de la fiesta pagana en Olas Altas.

Actividad cultural. Foto: Instituto de Cultura.

8. Tenemos el Teatro Ángela Peralta.

Escenario inmejorable en el norte del país que desde siempre ha albergado las mejores expresiones artísticas. Por allí han pasado la propia Ángela Peralta, Celia Cruz o Adriana Varela.

Es la casa de la compañía Delfos uno de los mejores grupos de danza contemporánea en México y una extraordinaria escuela de danza clásica que se ha nutrido de niños y jóvenes entusiastas que provienen la mayoría de ellos de las colonias populares.

Y es música y artes plásticas. Es la sonrisa de los niños y jóvenes que ahí encontraron un sentido a sus vidas que viajan a través de las artes. Son los tenores que viajan que por el mundo.

Bohemia local. Foto: Instituto de Cultura.

9. Tenemos la mejor bohemia.

En Mazatlán, como en Mérida, hay muchos rincones en el puerto donde los bohemios se encuentran mejor que en casa y no necesitan para ello de mucho dinero.

Son los pequeños antros donde la gente llega a encontrarse con los amigos y un vaso de cerveza, con sus camarones y una buena dotación de pajaritos. Es la barra del hotel Belmar, el mítico 30-60-90, la cantina el Ancla de Oro o el Edgar.

Y eso sin olvidar lugares emblemáticos de la gastronomía porteña como Pedro y Lola, El Bistro Héctor,  El Presidio o el Agatha o todos los bares y restaurantes del Paseo de Olas Altas especialmente aquel que regentea el pintoresco Chalio Lizárraga.

Son los músicos de calle que van dejando su estela de ritmos sin faltar un bar donde una voz profunda canta boleros a la medianoche.

Vista del primer cuadro de la ciudad. Foto: Son Playas.

10. Tenemos conciencia política.

Mazatlán tiene una historia de desafectos políticos. Fuimos los primeros en el estado que sacamos al PRI del gobierno municipal y lo mismo hicimos luego con el PAN. No sabemos de lealtades partidarias definitivas y cambiamos de gobernantes cuantas veces queremos porque deseamos eficacia en el tratamiento de los problemas de la ciudad. Somos progresistas y queremos una ciudad donde quepamos todos. Somos tolerantes con el extraño o la preferencia sexual o religiosa. Nos gusta el deporte y la playa. El relajo. Gustamos del rock y la trova. Y por si esto fuera poco,

Reina del carnaval 2019. Foto: Instituto de Cultura.

11. Tenemos legión de mujeres hermosas.

Las encontramos en la calle o en un autobús de servicio urbano. Son las muchachas que engalanan la calle y la playa. A las que luego vemos en los concursos de belleza y en las páginas de sociales. Las que acaricia la brisa azul. Son las mujeres glamorosas y coquetas del puerto. Y, hay quien dice, que son entre las sinaloenses las que mejores besos ofrecen a sus amados.

Te puede interesar:

El Rayo Verde y la obra poética de Amado Nervo.

Don Miguel Ángel de Quevedo, el Apóstol del Árbol que visitó Mazatlán

La vida invisible de Playa Norte

Acerca del autor

Notas relacionadas

Los pobladores de la Meseta de Cacaxtla participan en programas de conservación. Foto: Raquel...

México celebra por primera vez el Día Nacional del Maíz.

Jóvenes, niños y adultos se manifestaron pacíficamente en Mazatlán para exigir acción contra la...

Deja un comentario