Poemas marinos de Esteban Flores

Comunidad, Playas  /   /  Por Redacción Son Playas

Por Luis Antonio Martínez Peña

Esteban Flores nació en Chametla en el Distrito de El Rosario en 1870, pero desde niño se traslada a Mazatlán donde conoció las letras y descubrió su pasión periodística en El Correo de la Tarde del que llegó a ser su principal cronista y redactor.

Dedicado a la actividad política fue en algunos periodos regidor de Mazatlán y de Culiacán. Trabajó para el Gobierno del Estado siendo director del Periódico Oficial y llegó a desempeñarse como director de educación y encargado de la estadística estatal.

Vida de poeta

Tanto en Mazatlán como en Culiacán Esteban Flores tuvo trato directo y colaborativo con poetas y escritores de finales del siglo XIX y principios del XX siendo su pluma prolífica e incansable, dotada de recursos liricos, románticos y cargados de ironía.

Esteban Flores.

Al hablar de Esteban Flores, el poeta Enrique González Martínez nos regala una imagen soberbia para la posteridad:

“En Sinaloa pasé quince años- bienhechores y fecundos – conocí en Mazatlán a Esteban Flores. Lo recuerdo joven, alto y recio, con mucho de nuestro indio norteño; moreno y ceñudo; parco en palabras, con mezcla de orgullo y timidez; la sonrisa clara, en contraste con el fruncimiento de las cejas, y en todo él un aire de fuerza refrenada y de emoción reprimida, propia de temperamentos que no gustan de entregarse en efusividad prematura, y que es signo de noble y pudorosa distinción.”

González Martínez escribe estas notas descriptivas sobre Esteban Flores como parte de un emotivo prólogo que redactó en 1938, dedicado a la compilación de poemas que se le impuso el nombre de La Visión Dispersa.

La obra es una selección de poemas que Esteban Flores había escrito a lo largo de su carrera periodística y en las páginas del Suplemento Dominical de El Correo de la Tarde entre 1898 y 1905. También se incluyen sus colaboraciones con la revista literaria La Bohemia Sinaloense (1897-1899) que dirigía el poeta Julio G. Arce y que se publicaba en Culiacán; otros poemas serían publicados en la revista Arte que dirigía Enrique González Martínez junto al poeta Sixto Osuna en la Villa de Mocorito entre 1907-1909.

Homenaje post mortem

Así, esta obra dispersa se reunió y se publicó post mortem, como un homenaje que pretende salvarlo del olvido, pues Esteban Flores murió asesinado muy cerca de la población de El Venadillo en 1927 cuando cumplía su misión de inspector de alcoholes entre las haciendas mezcaleras del distrito de Mazatlán, un cargo burocrático que le daba para vivir, pero no apto para personajes honestos. Un brutal asesinato nunca esclarecido.

Posterior a su asesinato, las autoridades impusieron su nombre a una calle de Mazatlán.

Sobre su obra

La obra de Esteban Flores tiene fuerza y elegancia. Fue uno de los exponentes del modernismo mexicano del que hicieran escuela poetas como Amado Nervo y Enrique González Martínez, con los que Esteban Flores mantuvo comunicación y a los que daba seguimiento y rendía admiración.

La obra de Flores no deja de lado el paisaje de su amado puerto Mazatleco y aquí damos a conocer dos ejemplos de su creatividad poética y visión extática del paisaje marino de sus atardeceres y del incesante golpe de las olas sobre las rocas de nuestro litoral.

Marina

Declina el sol. Sobre el mar
ilimitado y sonoro,
baja –diluvio de oro-
la tinta crepuscular.

Melancólico cantar,
vago, tremulante coro
asciende… ¡El almo tesoro
de estrellas va a titilar!
 
Y del ocaso indeciso
en la faja luminosa
que un grito al asombro arranca,
 
llena el célico hechizo
como una ala misteriosa
palpita una vela blanca!

El peñón

Entre el hervor de la espuma
que danza trémula y loca.
Hunde, levanta o esfuma
su mole negra una roca.
El mar la asalta, la abruma,
retírase, vuelve, choca,
y cada vez que la toca
estalla un airón de bruma.
El sol moribundo anega
en luz el agua, y despliega
su augusta pompa de duelo;
y es el peñón una airada
cabeza desmelenada
que se irgue imprecando al cielo.
Acerca del autor

Notas relacionadas

Los desechos viajaron por canales y arroyos de la ciudad hasta llegar a la boca del Estero del...

Desde hace tres meses, un pescador se encarga de evitar que la basura se acumule y llegue al...

Aspecto de Isla Venados. Foto: Christian Lizárraga. Su playa, vegetación y petrograbados nos...

Deja un comentario