Se acumulan 24 toneladas de basura en biobarda

Playas  /   /  Por Redacción Son Playas
Foto: Ecoisla de la Piedra.

Los desechos viajaron por canales y arroyos de la ciudad hasta llegar a la boca del Estero del Infiernillo.

Bolsas con basura, plásticos, ramas, un colchón, un refrigerador y un perro muerto fueron retirados de la biobarda del puente Juárez tras ser arrastrados por las lluvias del miércoles. El saldo total fue de 24 toneladas de contaminantes que no llegaron al mar.

Para poder sacarlos se necesitaron dos grúas, una retroexcavadora, dos camiones de volteo y una veintena de trabajadores de Obras Públicas, Servicios Públicos, Jumapam y Ecología Municipal, informó esta última dependencia.

La empresa Pinsa prestó dos grandes contenedores de metal que fueron sujetadas a las grúas para extraer los residuos a manera de cuchara, mientras que las cuadrillas de trabajadores se introdujeron al agua con rastrillos para mover la capa de basura que alcanzó un metro de espesor.

Foto: cortesía.

El buzo José Ignacio Zataráin, miembro de la organización ambientalista Viva la Ola, llegó por su cuenta a ofrecer ayuda tras enterarse por redes sociales que se necesitarían voluntarios; se metió al agua y desde ahí ayudó en todas las maniobras. La asociación civil Ecoisla también colaboró con su lancha en el traslado de los desechos.

“Ahí abajo había de todo tipo de basura, hasta un perro muerto (…) pelotas, juguetes, corchos, mucho PET y partes de refrigeradores” comentó Ignacio.

El buzo Ignacio Salazar ayudó en la limpieza. Foto: cortesía.

“Creímos que no íbamos a poder”

La basura que la gente tira en canales y en los márgenes del arroyo Jabalines fue arrastrada por la lluvia registrada la madrugada del miércoles hasta la boca del estero del Infiernillo. Al llegar al puente Juárez, los desechos flotantes quedaron atorados en la biobarda. Esta vez, Javier Acosta, el pescador que a diario limpia la zona, no pudo solo.

Las opciones eran dejar ir la basura o pedir ayuda. Fue entonces que se programó la jornada de limpieza con ayuda de las dependencias municipales y los ciudadanos que se sumaron.

Pese al intenso calor, la jornada de limpieza se extendió de las diez de la mañana hasta las seis de la tarde. La basura que era sustraída se colocó en los camiones de volteo que la trasladaron al basurón municipal.

Hubo de todo, desde envases plásticos y desechables, hasta un colchón y un refrigerador, cosas que las personas tiran a la calle, en canales y en arroyos.

Trabajadores municipales entraron al agua para ayudar. Foto: cortesía.

Después de ocho horas de trabajo, con el puente Juárez ya despejado, la basura seguía llegando con la corriente de agua.

“Creímos que no íbamos a poder”, expresó Sofía Trejo.

El verdadero reto

Finalmente se pudo extraer las 24 toneladas de contaminantes. Ahora, el reto es evitar que las personas arrojen la basura a la vía pública.

“Falta cultura, la educación ambiental debería ser una materia en las escuelas, inculcarle a nuestros hijos lo importante que es tener limpio y no tirar la basura en las calles” expresó José Ignacio Zataráin.

Tal vez te interese:

Ciudadanos que actúan a favor del medio ambiente

Lanzan convocatoria al Mérito Ecológico Municipal

Acerca del autor

Notas relacionadas

La Plaza Jacques-Ives Cousteau se proyecta construis en el espacio que ocupa actualmente el...

Las tres islas de Mazatlán forman parte de la identidad de los mazatlecos.

Promueven cambios de hábitos para reducir la contaminación de playas

Deja un comentario