Sigue brotando el drenaje a una semana de las lluvias

Ciudad, Comunidad  /   /  Por Redacción Son Playas

El foco de infección y contaminación por aguas negras continúa a una semana de que las lluvias colapsaran el sistema de drenaje.

A una semana de que el frente frío número 19 y una tormenta tropical generaron casi 12 horas de lluvia en Mazatlán, los estragos siguen siendo perceptibles, pues el drenaje sigue brotando de alcantarillas en diversos puntos de la ciudad.

Los malos olores y fuentes contaminantes generadas por las fallas en el sistema de drenaje han sido desde entonces una de las principales quejas ciudadanas ante la Dirección de Ecología y Medio Ambiente Municipal

“Es el vertimiento de aguas negras; el hecho de que todavía sigue brotando por las alcantarillas el agua  de drenaje”, afirmó Lourdes Sanjuan Gallardo.

Ciudadanos reportan derrames

Según información generada por la Junta Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Mazatlán (Jumapam), la línea Aquatel recibió un total de 425 reportes sobre derrame de aguas residuales en la ciudad del 28 de noviembre, día de la tormenta, al jueves 5 de diciembre.

Ante la situación, el organismo paramunicipal emitió un mensaje en el que se informa que los casos se están atendiendo. También se solicitó la comprensión de la ciudadanía, pues los vertimientos de aguas negras se agudizaron, principalmente en las zonas más bajas de la ciudad en donde hay canales y arroyos.

“Para mí, este fue el principal problema que tuvimos  en esta tormenta, y que sigue todavía en algunas colonias y en otras ya se resolvió”, dijo aparte Lourdes Sanjuan.

Contaminación por aguas negras
Derrame de aguas negras en avenida Leonismo, viernes 6 de diciembre. Foto: Son Playas.

Basura afecta sistema de drenaje

El sistema de drenaje municipal se colapsa, entre otras razones, porque las personas conectan su desagüe pluvial o porque destapan las alcantarillas para que el agua que se acumula en la vía pública fluya por la tubería. Esta práctica ocasiona que la basura que es arrastrada por el agua forme taponamientos en los ductos.

“Cuando abres una alcantarilla, permites que toda la basura entre, es una mala práctica, piensa la gente que al abrir la alcantarilla va a facilitar el desagüe, pero no es así, la rejilla tiene una razón de ser, por lo que en lugar de facilitar todo el trabajo, lo están obstaculizando, porque toda esa basura va a formar un tapón”, señaló la directora de Ecología y Medio Ambiente Municipal.

Entre los asentamientos que han presentado situaciones críticas y mayor número de reportes por vertimientos de aguas negras, dijo, se encuentran casi todas las zonas bajas, además de Villa Verde, Ampliación Villa Verde, Urías, Centro y Playa Sur, por mencionar algunas.

La marea alta que se registró durante las recientes lluvias también impidió que el agua escurriera y empeoró la situación, añadió.

Efectos en la salud pública y medio ambiente

Existen diversos estudios que comprueban que las aguas residuales son una fuente de microorganismos patógenos que se transmiten a través del ambiente, los cuales, además de generar daños en el entorno natural, provocan enfermedades en las personas, entre ellas, diarrea, una de las más comunes.

En su portal de Internet, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) señala que las aguas residuales de origen municipal que son colectadas  por el drenaje contienen muchos contaminantes, entre los que destacan el nitrógeno, fósforo, compuestos orgánicos, bacterias coliformes fecales y materia orgánica.

También señala que las descargas de aguas residuales que se vierten a ríos y arroyos, y que desembocan en las zonas costeras, pueden afectar la calidad del agua marina.

De igual manera, la contaminación del mar tiene efectos en los ecosistemas costeros y en la salud humana, advierte Semarnat, pues nadar o tener contacto con aguas contaminadas puede provocar enfermedades gastrointestinales, irritación en la piel e infecciones en ojos y oídos.

Por otra parte, la presencia de sustancias químicas tóxicas pueden favorecer la proliferación masiva de algas (las llamadas mareas rojas), hasta la pérdida de la biodiversidad.

Así pues, los rebosamientos o vertimientos de drenaje no se reducen a un problema de malos olores o de deficiencias en la infraestructura urbana, sino que es también un foco de contaminación que afecta la salud pública y a nuestro entorno natural.

Te puede interesar:

Aumenta arribazón de algas en playas de Mazatlán por contaminación

Tala del mangle abona al cambio climático: expertos

Acerca del autor

Notas relacionadas

En Mazatlán opera un Hospital de Fauna Silvestre que recibe especies lesionadas o que han sido...

Desde hace 1,500 años se habita el sur de Sinaloa y se explotan toda clase de recursos; los...

El sinaloense Enrique Gonzalez Rojo formó parte de la generación literaria que dio renombre a las...

Deja un comentario