Tres Islas, en la mente y corazón de los mazatlecos

Conservación, Playas, Turismo  /   /  Por Raquel Zapien
Las islas están en la mente y corazón de los mazatlecos
Tres islas. Foto: Raquel Zapien/Son Playas.

Desde tiempos muy antiguos, las Tres  Islas de Mazatlán fueron referente, tanto para los primeros pobladores de esta zona, como para quienes los dominaron.

Los grupos prehispánicos que habitaron la costa marcaron el territorio con manifestaciones rupestres, mientras que los navegantes y colonizadores lo referenciaron en sus mapas y en sus crónicas de viaje.

Hoy, las islas de Lobos, Venados y Pájaros forman parte de la identidad de los mazatlecos.

Enrique Vega Ayala, cronista de Mazatlán, afirmó que las ínsulas, al ser el paisaje natural del puerto, se convierten en un factor de arraigo que trasciende generaciones.

Por ejemplo, dijo, cuando salimos fuera de la ciudad y pensamos en ella, las islas vienen a nuestra mente y los niños suelen dibujarlas cuando se les pide que describan el lugar donde viven.

“Las islas están en nuestro cerebro, en nuestro conocimiento, en nuestro saber, pero también en nuestra emoción, en nuestro corazón”, apuntó.

Por esa razón, muchos de los usos sociales que han tenido las islas en la historia nos mueven y nos conmueven, explicó.

Las tres islas son un icono de la bahía Mazatleca
Islas Lobos, Venados y Pájaros. Foto: Raquel Zapien/Son Playas.

Lugar sagrado

Las islas fueron visitadas por culturas prehispánicas. Los petrograbados que se encuentran en el interior de una cueva de isla Venados se atribuyen al grupo étnico de los totorames, quienes habitaron la costa de lo que hoy es Sinaloa, desde el Río Piaxtla, hasta los límites con Nayarit.

Los relieves de lo que parece ser un pie y una iguana aún son perceptibles en una de las paredes de la cavidad, cuyo acceso tiene vista hacia el océano Pacífico.

Petrograbado en forma de pie humano al interior de la cueva de isla Venados.
Petrograbado en la cueva de Isla Venados. Foto: Raquel Zapien/Son Playas

El arqueólogo Luis Alfonso Grave Tirado, miembro del Sistema Nacional de Investigadores, estima que los vestigios datan del año 900 después de Cristo, y aunque no han sido estudiados, existen dos posibles explicaciones dentro de las múltiples funciones que pudieron haber tenido.

Los grabados sobre roca pudieron servir como un marcador para guiar a los pescadores totorames o para la realización de ceremonias, dado a que existen evidencias de que existió un vínculo entre dichas celebraciones y la presencia de manifestaciones gráficas rupestres.

“Se pudo haber considerado un lugar sagrado porque solo en lugares sagrados se realizaban las ceremonias; eso indicaría para los antiguos pobladores que estabas entrando a un lugar sagrado al cual tenías que guardarle respeto”, señaló Alfonso Grave.

Te puede interesar: Isla Venados, naturaleza y vestigios que pocos conocen y cuidan

Petrograbado en forma de iguana
Grabado que se asemeja a una iguana. Foto: Raquel Zapien/Sona Playas

Los totorames se asentaron en la costa; fueron pescadores, aunque también practicaron la alfarería, la agricultura y la recolección de sal. Su principal señorío fue Chiametlán, lo que hoy es la sindicatura de Chametla, en el municipio de Rosario, Sinaloa.

Desde entonces, los habitantes de esta zona han mostrado un fuerte vínculo con su entorno natural, especialmente a través de la pesca.

Historias y leyendas

Las islas forman parte del paisaje natural de la bahía de Mazatlán.
Islas Lobos, Venados y Pájaros. Foto: Raquel Zapien/Son Playas.

En torno a las islas hay historias documentadas como como la del pirata inglés Thomas Cavendish, quien en 1581 usó las ínsulas para reparar su nave Desire y dejarla lista para atacar al galeón español Santa Ana que viajaba de Filipinas a Acapulco. Tras el asalto, Cavendish obtuvo uno de los botines más grandes hasta entonces.

El pasaje histórico más conocido es la defensa de Mazatlán, ocurrida el sábado 31 de marzo de 1864. Ese día, la corbeta francesa La Cordeliere, bombardeó al puerto con la intención de tomarlo, pero el ejército mexicano los hizo retroceder. Durante un tiempo, el navío se guareció en la isla de “en medio”.

También se han generado narrativas literarias que se han transmitido de padres a hijos, refirió Enrique Vega.

La poeta, escritora y pintora Margarita “La Nana” Ramírez, por ejemplo, escribió una historia  conocida ahora como la “Leyenda de las tres princesas”. El texto narra que tres princesas fueron entregadas en sacrificio a los dioses para calmar la ira del clima y proteger a la costa de los ciclones; al día siguiente, las ínsulas surgieron frente a la bahía para cumplir con esa función de barrera protectora.

“Las islas tienen muchas historias, muchos hechos, muchos usos; los mazatlecos las hemos soñado de muchas maneras, las hemos imaginado literariamente pero también han sido usadas para hechos significativos”, destacó.

¿Las islas tienen dueño?

Las tres islas de Mazatlán son refugio de aves migratorias.
Foto: Son Playas.

A los mazatlecos les inquieta saber que las islas pertenecen a particulares a pesar de que el artículo 27 de la Constitución Mexicana dice que son propiedad de la nación.

En 1850, el entonces gobernador del estado, Pomposo Verdugo, subastó las islas Lobos, Venados y Crestón (la de pájaros no se menciona en esos documentos). La compra la hizo el presidente del Congreso del Estado, José María Loreto Iribarren, hermano del presidente municipal, Cenobio Iribarren.

“Su venta es un ejemplo claro de las formas de corrupción existentes desde muchos años atrás en este país”, opinó Enrique Vega.

Fue tan grande la indignación social que generó esa venta, que durante mucho tiempo no se atrevieron a registrarlas como propiedad privada temiendo a la reacción de la población local, aunque sí las usaron para la crianza de ganado.

Los herederos de los Iribarren registraron la propiedad a finales del siglo XIX y nuevamente, los mazatlecos manifestaron su desacuerdo. Fue hasta finales del siglo XX cuando los señores Jorge y Rolando Rojas Treviño y Héctor Aparicio García las adquirieron.

“¿Por qué esa reacción? Porque las islas son parte nuestra, las reclamamos como comunidad y no aceptamos que alguien como particular se haya apropiado de ese espacio”, explicó el cronista.

Isla Venados es visitada por locales y turistas
Vista de isla Venados hacia la bahía. Foto: Raquel Zapien/Son Playas.

Turismo, una amenaza

Ante el declive de la actividad portuaria y pesquera, el turismo fue visto como un factor de desarrollo económico fundamental, en el que se ha intentado incorporar la explotación del citado recurso natural.

Con esa visión, las islas fueron iluminadas durante el gobierno municipal de Mario Huerta Sánchez (1972-1974), pero el sistema eléctrico fue destruido por el huracán Olivia en octubre de 1975. Cuatro décadas después, el gobernador Quirino Ordaz Coppel colocó luminarias en isla Venados en el marco del Tianguis Turístico de México 2018 del cual el puerto fue sede.

La isla Venados fue iluminada durante el Tianguis Turístico de México 2018
Iluminación de isla Venados, abril de 2018. Foto: Son Playas.

Esta acción generó indignación social y protestas de grupos ambientalistas que advirtieron sobre el impacto negativo que la medida tendría sobre la flora y fauna del lugar de este lugar, declarado Área Natural Protegida por el gobierno federal desde el 2 de agosto de 1978 y Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO el 15 de julio de 2005.

El sábado 27 de julio de 2019, particulares realizaron un festejo en el área de playa, dejando desechos, alimentos y mobiliario en el lugar, acción que de igual forma fue reprobada por la comunidad.

Fiesta privada en isla Venados, área natural protegida.
El 27 de junio se realizó una fiesta privada en la reserva natural. Foto: cortesía.

A través de visitas directas a este sitio, Son Playas ha corroborado que la creciente actividad turística ha provocado la contaminación gradual de este sitio, producto de la actividad humana. Basura y fecalismo, son algunos de los problemas más comunes.

Conservar y disfrutar

Las Islas del Golfo de California son un área de protección de flora y fauna que abarca los estados de Baja California, Baja California Sur, Sonora y Sinaloa.

Para su cuidado, en el caso de Sinaloa, se cuenta con el apoyo de comunidades asentadas en la franja costera de los municipios de Ahome, Angostura, Guasave, Navolato, Culiacán y Mazatlán.

“Con todos ellos trabajamos y formamos redes de promotores ambientales, de vigilantes comunitarios, personas que participan haciendo  monitoreo ambiental”, informó Cecilia García Chavelas, directora de las Islas del Golfo de California, que depende la Conanp.

A partir de este año, la labor de conservación de las islas de Mazatlán se reforzó con la incorporación de becarios del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

Isla Venados junto a isla de Lobos
Isla Venados. Foto: Son Playas.

Acuario Mazatlán lanzará nuevo programa ambiental

Con la intención de que más personas se involucren en el cuidado de las islas, que realiza la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), se implementará un programa de educación ambiental de forma coordinada con Acuario Mazatlán, quien con motivo de su 39 aniversario organizó la mesa redonda titulada “Las Tres Islas en la historia e identidad de los mazatlecos”, en la que participaron Enrique Vega Ayala, Alfonso Grave Tirado, Cecilia  García Chavelas, Pablo Gerardo Rojas Zepeda y la investigadora Raquel Briseño Dueñas como moderadora.

Rojas Zepeda, director de Acuario Mazatlán, adelantó que el nuevo programa, dirigido a niños y jóvenes, se pondrá en marcha este año bajo el nombre de “Las tres mazatlecas de origen”, el cual estará a cargo de María de los Ángeles Cruz Morelos, coordinadora del departamento educativo de esa institución.

En la conciencia y en el corazón

Islas Lobos, Venados y Päjaros
Foto: Son Playas.

Todos los panelistas coincidieron en que la identidad de los mazatlecos está ligada de forma estrecha a las islas Lobos, Venados y Pájaros, pero también en que su conservación depende de toda la comunidad, autoridades y sectores económicos.

“Los mazatlecos tenemos las islas en la conciencia y en el corazón, y debemos tener la educación suficiente para entender que es necesario conservarlas, preservarlas, a pesar de que pudieran ser lugares usados para el turismo”

Enrique Vega

De su cuidado dependerá que permanezcan para las futuras generaciones, así como lo fueron para los totorames y para los navegantes que las usaron como referente en sus travesías por el nuevo mundo.

Frente a la bahía, aplacando la fuerza de las olas, guardianas del puerto.

Las tres islas están en la mente y en el corazón de los mazatlecos.

Te puede interesar:

Hacen fiesta privada en Isla Venados, Área Natural Protegida; dejan basura

Acerca del autor

Notas relacionadas

Los pobladores de la Meseta de Cacaxtla participan en programas de conservación. Foto: Raquel...

La vista aérea muestra la coloración de la marea roja. Foto: Yvon Marier Una intensa marea roja...

A través del monitoreo satelital, cualquier persona podrá seguir las rutas de más de 2 mil...

Deja un comentario