Un poeta con el mar en la sangre

Comunidad, Opinión  /   /  Por Luis Antonio Martínez Peña
poeta sinaloense

El poeta sinaloense Enrique Gonzalez Rojo formó parte de la generación literaria que dio renombre a las letras mexicanas del siglo XX.

Enrique González Rojo fue poeta y prosista. Nació en la villa de Sinaloa (hoy Sinaloa de Leyva) un 25 de agosto de 1899; fue hijo del poeta Enrique González Martínez y de Luisa Rojo. Desde su juventud y en compañía de su familia vivió en la Ciudad de México donde estudió, y bajo la influencia de su padre, obtiene una formación literaria excepcional.

Se observan en su obra juvenil influencias universales de los poetas franceses  Valéry y Mallarme e incursiona con éxito en la versificación libre dando un salto a los viejos esquemas de métrica y composición poética.

poeta
Enrique González Rojo (1899-1939)

En la Ciudad de México de la tercera década del siglo XX la presencia de Enrique González Rojo es inevitable y forma parte de la generación literaria de contemporáneos, donde brillan figuras como  Jorge Cuesta,  Xavier Villaurrutia, Jaime Torres Bodet, Bernardo Ortiz de Montellano, Salvador Novo y José Gorostiza. Un grupo de talentos sin grupo, un archipiélago de soledades que dieron altura y renombre a las letras mexicanas del siglo XX.

Muerte temprana

Al igual que otros escritores de esa época, Enrique González Rojo tiene el privilegio de contar con la amistad del diplomático sinaloense Genaro Estrada y tiene en el servicio exterior una fugaz carrera. La tragedia del poeta se hace presente cuando enfermó de leucemia y muere en la ciudad de México el 9 de mayo de 1939.

La obra de Enrique González Rojo fue reconocida desde muy temprano; en 1928 Jorge Cuesta publica su Antología de Poesía Mexicana Moderna en donde aparece su poema Los Cuatro Mares haciendo gala de la versificación libre, se explaya el poeta de la inteligencia, una versificación que tiene melodía y emana de aquellas viejas formas métricas con las que se nutrió.

LOS CUATRO MARES

 I.- MAR DEL AMANECER
Alegre, tranquilo,
acaricias la nave.
Tan sereno
como el monte,
tu guardián eterno.
 
La leve música del agua
se confunde con el silencio.
Claro murmullo,
como el lento pasar de pájaros
en vuelo.
 
La espuma de tus ondas
baña la luz y el fuego
del sol, que las adorna
con los colores del espectro.
 
Una banda de peces voladores,
como una procesión de puntos negros,
te arroja su mancha de tinta…
Al golpe repentinamente ciego
chocas contra los flancos de la nave,
que regocijas con tu juego.
 
¡Mar del amanecer, mar que eres niño,
rosado por la aurora, movido por el viento,
cantado por los hombres
y acariciado por el pensamiento!..
II.- MAR DEL MEDIODÍA.
El sol tocó las aguas y acrecentó su canto.
Esta ola viajera
desparramó su música
sobre la arena.
 
La brisa y el calor mueven las hojas
de la palmera.
Los pájaros marinos callan abochornados, sus confidencias.
 
Una familia de tortugas
sale a tomar el fresco a la ribera.
Y tú, delfín que asomas
entre la espuma la cabeza,
¿escuchas el rumor de los mares
o aspiras el olor de la floresta? 
 III.- MAR DE LA TARDE
Lo que antes era fino concierto,
hoy es una sinfonía:
cobre de los instrumentos
en las cuerdas de oro del día.
 
La marcha heroica de la tarde
los sones del mar armonizan;
más la batuta del sol desaparece
y la confusión se inicia
con sonidos falsos de rocas-oboes
y apresuramiento en las olas flautistas.
 
Bajo el incendio de las nubes
el desorden se precipita,
y la vanguardia de las sombras
calla los cantos y rompe la lira.
IV.- MAR BAJO LA LUNA.
Bajo la noche, de la nave
han salido las mismas preguntas:
-¿Acaso sabemos hacía dónde vamos?
-¿Nos habremos equivocado de ruta?
Hace tiempo que dejamos la tierra,
y por el mar de la aventura
arribaremos esta noche
a la capital de la luna…
 

Fuentes: 

Jorge Cuesta: ANTOLOGÍA DE LA POESÍA MODERNA MEXICANA. Col. Lecturas Mexicanas, No. 99,  FCE, México, 1985.

Leo Eduardo Mendoza: SINALOA LENGUA DE TIERRA, CRÓNICA, ENSAYO, NARRATIVA, POESÍA Y TEATRO (1539-1992). CONACULTA, México, 1995. DICCIONARIO DE LA CULTURA SINALOENSE. Gobierno del Estado de Sinaloa-DIFOCUR, 2002.

También lee: El Rayo Verde y la obra poética de Amado Nervo

Acerca del autor

Notas relacionadas

En Mazatlán opera un Hospital de Fauna Silvestre que recibe especies lesionadas o que han sido...

Desde hace 1,500 años se habita el sur de Sinaloa y se explotan toda clase de recursos; los...

La mañana de este jueves se instaló un tramo de biobarda faltante en el puente Juárez. En esta...

Deja un comentario