Para hacer visible la problemática, este 29 de septiembre se celebra por primera vez el Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos.

Aunque el número de personas afectadas por el hambre en el mundo va en aumento, a diario se desperdician toneladas de alimentos comestibles, lo que a su vez ejerce una presión innecesaria sobre los recursos naturales y el medio ambiente.

A nivel global se pierde alrededor del 14% de los alimentos producidos entre la cosecha y la venta al por menor, de acuerdo al informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Cuando se pierden o se desperdician los alimentos, se desperdician todos los recursos utilizados para producirlos, incluidos el agua, la tierra, la energía, la mano de obra y el capital. Además, el desecho en vertederos de la pérdida y desperdicio de alimentos produce emisiones de gases de efecto invernadero, lo que contribuye al cambio climático.

La economía mundial se basa en el uso del medio ambiente y los recursos naturales de una manera que continúa teniendo impactos destructivos en el planeta.

Cuando se desperdician los alimentos, se desperdician todos los recursos utilizados para producirlos.
Foto Pixabay.

Aumenta el desperdicio durante la pandemia

La FAO señala que la COVID-19 continúa generando desafíos significativos en el abastecimiento alimentario de muchos países debido a las interrupciones en las cadenas de suministro, las medidas de cuarentena, el cierre de la industria hotelera y las escuelas.

“Todos estas medidas han contribuido al problema de la pérdida alimentaria, en donde los productores y distribuidores no han encontrado mercados a los que abastecer y, por ende, su producto se ha echado a perder”, apunta.

En el otro extremo de la cadena, las compras compulsivas por parte de los consumidores durante la pandemia provocó un gran desperdicio alimentario y el desabastecimiento en los supermercados, los cuales tampoco podían donar comida a unos bancos de alimentos apurados por una demanda creciente a causa del incremento del desempleo.

Día Internacional de Conciencia de la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos

Para hacer visible la problemática, este 29 de septiembre se celebra por primera vez el Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos. La celebración se da en un contexto de pandemia mundial de Covid-19 que ha provocado un despertar global sobre la necesidad de cambiar la forma de producir y consumir nuestros alimentos.

“Sin duda, este nuevo Día Internacional se enfrenta a muchos desafíos para alcanzar nuestras metas de «Consumo y producción responsables» que contribuirá a la lucha contra el Hambre Cero y el Cambio climático”, señala la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

¿Qué podemos hacer?

Según la FAO, se requieren acciones a escala mundial y local para para aprovechar al máximo la utilización de los alimentos que producimos. Para lograrlo se necesita la participación de los productores de alimentos, industrias, minoristas y consumidores. Estas son algunas de las medidas propuestas:

  • Introducción de nuevas tecnologías.
  • Configurar modelos empresariales innovadores y con nuevos enfoques para financiarlos.
  • Que las autoridades den facilidades a la inversión privada en la reducción de la pérdida y desperdicio de alimentos, especialmente en este momento crítico.
  • Nuevas formas de trabajo y buenas prácticas para gestionar la calidad de los alimentos y reducir la pérdida y desperdicio de alimentos.
  • Promover estilos de vida sostenibles y consumo responsable.

En 2019, la 74a Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 29 de septiembre como el Día Internacional de Conciencia de la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos , reconociendo el papel fundamental que desempeña la producción sostenible de alimentos en la promoción de la seguridad alimentaria y la nutrición. Si quieres saber más entra aquí.

Notas relacionadas:

Dañar a la naturaleza es poner en riesgo nuestra salud

Artículo anteriorSenado reforma ley para garantizar libre acceso a playas
Artículo siguienteLa pesca en el sur de Sinaloa, una historia de larga duración