¿Qué pasaría si los gobiernos municipales y alcaldes se sujetaran a procesos de certificación y auditoría ambiental debiendo entregar resultados mediante indicadores en manejo de residuos, agua y suelo?

El pasado 27 de octubre, dentro del programa “Charlas entre Educadores Ambientales de Áreas Naturales Protegidas de México”, la Dra. Gloria Fermina Tavera Alonso, Directora Regional Centro y Eje Neovolcánico en su ponencia “Los Desafíos de la Educación Ambiental en la CONANP”, narró los titánicos esfuerzos de un puñado de Educadores Ambientales tratando por esa vía dar reversa a nuestro frenética depredación de nuestros recursos naturales y sus procesos contaminantes.

En el Decenio de las Naciones Unidas de la Educación para el Desarrollo Sostenible (2005-2014) la meta era integrar los principios, valores y practicas del Desarrollo Sostenible en todos los aspectos de la educación y el aprendizaje.

Sin embargo, la misma ONU reconocía: La educación por si sola no será suficiente para lograr un futuro mas sostenible. El 30 de septiembre, durante la Cumbre de las Naciones Unidas sobre Biodiversidad, el secretario de la ONU, António Guterres, reconoció que en ninguno de los acuerdos se lograron las metas.

En México se realiza el primer encuentro de Educadores Ambientales creando los lineamientos estratégicos de educación ambiental para el desarrollo sustentable en Áreas Naturales Protegidas (ANP) en octubre del 2006. Se crea la Red de Educadores Ambientales. En Sinaloa están vigentes.

En el papel todo debería funcionar correctamente pero algo no articula. A pesar del extraordinario trabajo, no hay resultados tangibles que nos indiquen que van ganando la batalla. Todo lo contrario.

La Dra. Tavera hace una reflexión de lo que ha pasado en estos últimos 15 años: ¿Qué paso? Se generó un documento donde pareciera que lo seguimos leyendo y fuera la actualidad.

Entonces, ¿qué opción tenemos donde el tiempo se acaba y se hace necesario tomar medidas inmediatas?

Auditoría ambiental para dar certeza

Existe un proceso de certificación ambiental de parte de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), donde por decisión voluntaria del propietario de una empresa o institución, se obliga a implementar las medidas necesarias para dar cumplimiento a un plan de acción en toda su estructura y equipo humano, que logre indicadores verificables en lo referente al agua, aire, suelo y subsuelo, residuos sólidos, residuos peligrosos, riesgo y gestión ambiental.

Tuvimos la oportunidad de llevarlo a la práctica con un visionario hotelero. El resultado fue el primer hotel verde de México en el 2004: Pueblo Bonito Mazatlán. Después, todos sus hoteles fueron certificados ambientalmente.

Ahora viene la reflexión de un servidor: ¿Qué pasaría si se obliga a quien quiera ser presidente municipal a sujetarse a los procesos de certificación ambiental debiendo entregar resultados mediante indicadores como lo pueden ser toneladas de residuos reciclados, litros de agua ahorrados y que ésta sea potable, etc.?

En el proceso de certificación  interviene un auditor acreditado ante la Entidad Mexicana de Acreditación donde una vez analizada la problemática existente, se elabora un plan de acción que marca los tiempos en que se compromete el auditado a tomar las medidas necesarias para cumplir mediante correctivos e indicadores .

Por ejemplo, en el caso de residuos sólidos se le pregunta al auditado en el área de aseo urbano lo siguiente:

  • ¿Cuenta con Relleno Sanitario ? 
  • ¿Cuenta con un Programa de Separación de Residuos Solidos?
  • ¿Cuenta con un Programa de Residuos Orgánicos?
  • En lo que respecta a residuos peligrosos, o sea lo que es corrosivo, reactivo, explosivo, tóxico, inflamable y biológico, infeccioso (CRETIB) ¿se cuenta con un programa para su gestión, selección y destino final ?
auditoría ambiental
Mazatlán, Sinaloa.

Mazatlán: reprobados

En nuestro caso mazatleco, en todos los elementos que se auditarían  se tendría el incumplimiento  al no existir una POLITICA AMBIENTAL  ni Plan de Acción acorde a las necesidades apremiantes. Las áreas de oportunidad son enormes pero mientras tanto la destrucción de nuestros ecosistemas y su contaminación avanzan a un punto casi irreversible.

Donde supuestamente se tiene a un presidente elegido por el pueblo, bien se le debería ordenar cumplir con los cambios y acciones que se requieren ambientalmente en este siglo para dar certeza a nuestras próximas generaciones y basarnos en un real desarrollo sustentable.

Se requiere una presidencia que articule los esfuerzos de la sociedad en pro del medio ambiente de la mano de los educadores ambientales.

Que le sea un requisito estar registrado dentro del Programa Nacional de Auditoria Ambiental. 

Que nos de resultados en base a indicadores. Si no son positivos FUERA.

 DESPUES, PODRAN REPARTIR DESPENSAS. 

Ingeniero agrónomo y naturalista. Fundador y propietario del Área Destinada Voluntariamente a la Conservación (ADVC) Paco’s Reserva de Flora y Fauna, certificada por la Conanp. Involucrado desde hace más de 40 años en temas relacionados con el medio ambiente.

Te puede interesar:

Mazatlán pierde a sus venados

Estero El Infiernillo, de la abundancia a la agonía

Limpieza de playas; el cuento de nunca acabar

Artículo anteriorCientos de medusas visitan Mazatlán
Artículo siguienteBolsas de plástico: las falsas medusas del mar que matan tortugas