A partir del próximo 20 de julio en Sinaloa quedará prohibido la comercialización, distribución o entrega gratuita de bolsas y popotes de plástico no biodegradable en todos los establecimientos comerciales.

La medida fue aprobada por unanimidad el 23 de enero de este año por el Congreso del Estado, tras modificar la Ley de Residuos y de la Ley Ambiental para el Desarrollo Sustentable. Esta disposición entrará en vigor una vez que se cumplan los 150 días naturales que se fijaron como  plazo.

En consecuencia, ya no podrán usarse popotes ni bolsas de plástico para el traslado de mercancías en cualquier punto de venta o distribución, por lo que no deberán ofrecerse a los consumidores.

En su lugar, los negocios de los diversos giros deberán usar productos al menos 90 por ciento biodegradables. Para poder emplearlos o distribuirlos, dichos establecimientos están obligados a presentar un aviso a la Secretaría de Desarrollo Sustentable (Sedesu) además de un certificado de análisis emitido por un laboratorio respaldado por la Entidad Mexicana de Acreditación para garantizar que cumpla con los lineamientos que marca la ley.

Avances

Carlos Gandarilla García, titular de la Sedesu, informó que cerca de 300 unidades de negocio (empresas) se han registrado ante esa dependencia cumplir con la nueva disposición legal y para el adecuado manejo de residuos sólidos a los que están obligados.

¿Quién vigilará?

El secretario de Desarrollo Sustentable informó que esa dependencia se encargará de vigilar a las grandes casas comerciales que generan más de 10 toneladas anuales de plásticos, en tanto que los ayuntamientos harán lo mismo con los comercios más pequeños.

Las empresas que incumplan con esta medida se harán acreedoras a sanciones económicas que van de los 90 mil a los 900 mil pesos.

Posible prórroga

Carlos Gandarilla comentó que no se descarta que el Comité Estatal Para la Seguridad en Salud de Sinaloa solicite una prórroga para la implementación de la nueva disposición considerando el contexto sanitario.

En caso se que se conceda un periodo de gracia, la medida restrictiva se mantendrá y se pondrá en marcha cuando existan condiciones.

“Nosotros no podemos dar reversa a un logro tan importante; ya se comprobó el efecto que el plástico tiene en la naturaleza”, aclaró.

Por otro lado, reconoció que Sinaloa necesita contar con una Procuraduría Ambiental que se encargue de las funciones de vigilancia. En tanto el Congreso del Estado aprueba la creación de esta instancia, la Sedesu se encargará de vigilar y hacer cumplir la ley ambiental.

“Mientras tanto, nosotros sí nos declaramos listos para aplicar las nuevas disposiciones”, afirmó.

Nueva normalidad

El titular de la Sedesu recordó que la pandemia está relacionada con el deterioro ambiental, de ahí que esta es una oportunidad para reflexionar sobre nuestra relación con los recursos naturales y empezar a realizar cambios desde casa.

“Sería terrible que volviéramos a cometer este tipo de errores”, concluyó.

  • La prohibición de popotes y bolsas no biodegradables inicia el 20 de julio de 2020.
  • La prohibición de desechables y unicel aplicará en el 2021.
  • A partir del primero de enero de 2025 los envases de bebidas deberán estar fabricados con al menos un 25 por ciento de material reciclado.
  • Solo se permitirán los plásticos que son necesarios para garantizar la inocuidad de los alimentos o productos médicos.
Artículo anteriorPodrían cerrar playas si no se acatan medidas sanitarias: alcalde
Artículo siguienteEspacios rituales prehispánicos en el cerro del Muerto