[tribulant_slideshow gallery_id=15]


La historia de Leticia Marchena Osuna, es una de esas que inspiran a cualquiera. A sus 61 años decidió emprender con productos regionales del sur de Sinaloa, como una forma de aprovechar lo que para muchos son sobrantes: flores y semillas de campo que nadie utiliza, pero que ella las convierte en verdaderas artesanías.

Y desde La Noria ofrece todo lo que puede elaborar con sus manos mágicas.

“Yo ofrezco bisutería artesanal elaborada de pura semilla de campo, mi éxito más grande es la bugambilia deshidratada, todos la pueden usar, dura alrededor de ocho meses a un año en su color natural porque lleva una mezcla especial; aparte trabajo la semilla de maíz, de durazno, de garbanzo, calabaza, el frjolín, y el tabachín de monte y de campo”, explica.

Leticia es orginaria de La Noria, ahí nació su proyecto, cuando durante el 2018 se realizó el tianguis artesanal y gastronómico en esta sindicatura. Es madre de cinco hijos, antes de emprender se dedicaba al hogar, pero nunca abandonó el sueño de iniciar su propio negocio.

Expone su trabajo de flores y semillas

El año pasado, una organización estatal de campesinos la llevó al Auditorio Nacional donde exhibió sus productos hechos a mano con bugambilias y semillas. Leticia mostró los collares y aretes que elabora con esta flor roja y radiante, gracias a un proceso natural que ella misma creó.

“A la bugambllia en cuanto la corto le tengo que poner sellador para que no muera, son seis procesos los que lleva para que quede, es una semana lo que dura eso, luego ya la puedo trabajar” comparte.

A Leticia la puede encontrar en la Noria y en exposiciones de productos regionales. En su stand encontrará lo que puede hacer con simples semillas, como aretes con garbanzos, con hueso de durazno, catarinas de barro, y pulseras. Y claro, también conocerá los productos con bugambilias que le han dado tanto reconocimento.

“Mucha gente va al campo a recoger semillas y yo se las compro; sola me enseñé para subsistir de algo, para que se sepa que las personas de la tercera edad todavía somos productivas y útiles a la sociedad. Solita empecé a idear», asegura.

Pero Leticia no es la única que avanza con este ejemplo, en Mazatlán la Secretaría de Desarrollo Económico ha recibido, en los últimos cuatro meses, más de 3 mil solicitudes para emprender nuevos microproyectos, la mitad los han solicitado mujeres, las que son parte importante de la economía y las que buscan emprender desde cualquier trinchera.

Te puede interesar:

Mujeres de la pesca hacen artesanías con piel y escama de pescado

Apoya la pesca artesanal y sustentable

Artículo anteriorMazatlán participará en el Reto Naturalista Urbano
Artículo siguienteRecicla madera que otros desechan

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí