Ni en nuestras más afiebradas pesadillas hubiéramos pensado que esos plásticos tan útiles para la humanidad se convertirían en micro fragmentos que terminarían literalmente hasta en la sopa. Si tan solo hubiéramos tenido una bola mágica de cristal para adivinar el futuro quizás hubiéramos puesto más empeño en detener el tsunami de basura plástica que generaríamos; sin embargo, aun tenemos oportunidad de retomar el camino.

El plástico viene de diversas fuentes tan comunes como envases de comida, botellas de agua o tan extrañas como artículos cosméticos, neumáticos, procesos industriales y ropa. Sí, cada vez que usamos nuestra maravillosa lavadora emitimos al ambiente fibras minúsculas de plásticos que terminan en el mar, aunque sea difícil de creer.

Se ha encontrado plástico aun en La fosa de las Marianas a 11 km de profundidad. Y cada año entre todos esos desechos terminamos botando al mar 11 millones, sí millones, de toneladas métricas de plástico al mar que terminan contaminando el hogar de muchos organismos y por supuesto dentro del estomago o incluso la nariz de algunos de ellos. ¿Recuerdan el video de la tortuga y el popote?

microplásticos en todo lugar
Los plásticos son uno de los principales contaminantes del océano. Foto: Son Playas.

Los microplásticos

El siguiente actor en este drama hecho a mano son los microplásticos que son fragmentos muy pequeños de plástico de no más de 5 mm de largo originados a partir de plásticos grandes que son fragmentados por la acción del agua y el sol.

Quizás todo lo anterior ya lo sabías, pero lo realmente nuevo es que no solo se trata de materia acumulada en el mar, en la tierra o en todo lugar, sino que estos microplásticos incluyen sustancias que son responsables de perturbar el sistema endocrino que es esencial en la regulación del cuerpo humano. Sin duda este problema no se iba a solucionar con simplemente tirar la basura en su lugar como se pensaba en la década de los 70, y aun actualmente.

¿Qué podemos hacer?

Sin duda reducir nuestro consumo de plástico. El esfuerzo vale la pena y nuestra salud y la salud del planeta te lo agradecerán. Tenemos que crear el habito de dejar fuera de nuestras compras lo más posible el plástico y en especial aquellos que no son reciclados en nuestro país.

El reportaje de investigación Invisible ofrece 5 simples formas de reducir tu producción de microplásticos:

  1. Sustituye, ¡por favor!, el uso de bolsas plásticas por bolsas reusables durables.
  2. Evita el uso de prendas de vestir elaboradas con fibras sintéticas y en su lugar elige las confeccionadas con fibras naturales.
  3. Elimina los popotes o pajillas plásticas de tu vida o sustitúyelas por popotes de metal.
  4. Utiliza botellas reusables cuando bebas agua fuera de tu casa.
  5. Reduce al mínimo posible tus viajes en automóvil pues el desgaste de los neumáticos produce polvo plástico que va a las alcantarillas y de ahí termina en el mar. Usa el transporte publico o consigue aventón para disminuir tu impacto al medioambiente.
  6. En la medida de tus posibilidades trata de sustituir los cepillos dentales de plásticos por otros elaborados por materiales biodegradables como los elaborados con la semilla de aguacate.

Fabian Carvallo Vargas. Presidente de la Red Mexicana de Periodistas Ambientales. Naturalista ocupado en ayudar a que la humanidad aprecie los milagros de la naturaleza. Ah y me gustan las frutas tropicales

Notas relacionadas:

Plásticos en el mar de Mazatlán

Esto es lo que debes saber sobre la prohibición de plásticos en Sinaloa

Artículo anteriorPipas surten agua para consumo humano de dudosa procedencia
Artículo siguienteLas playas de Mazatlán tienen horario