La crisis turística generada por la pandemia también supone una amenaza a la conservación de la vida silvestre, aunado a la pérdida de empleos por el cierre de empresas del sector, en ambos casos, con afectaciones directas a la población más vulnerable, reconoció la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

De acuerdo a datos de la organización, el turismo ha sido uno de los sectores económicos más afectados por la COVID-19 a nivel mundial, pues las restricciones en los viajes y la caída repentina de la demanda de los consumidores provocaron un desplome sin precedentes del número de turistas internacionales.

Se advierte que las mujeres, los jóvenes y los trabajadores de la economía informal son los que corren mayor riesgo de perder sus empleos por el cierre de empresas en el sector.

La crisis turística también podría impactar negativamente a las labores de conservación de la vida silvestre y la protección del patrimonio cultural debido a que la repentina caída de los ingresos del turismo ha cortado la financiación para la conservación de la biodiversidad.

Dado que los medios de vida están en peligro en las zonas protegidas y sus alrededores, se teme que aumenten los casos de caza furtiva y saqueo. Además, con el cierre del 90% de los sitios del patrimonio mundial como consecuencia de la pandemia, el patrimonio tanto tangible como intangible está en peligro en todas partes del mundo.

Por lo tanto, el turismo rural es visto como una estrategia de recuperación que permitirá crear oportunidades fuera de las grandes ciudades y preservar en todo el mundo el patrimonio cultural y natural.

Turismo y desarrollo rural

La Organización Mundial del Turismo (OMT) ha designado 2020 como Año del Turismo y el Desarrollo Rural con la idea de que se generen empleos y oportunidades de forma inclusiva y para que el sector contribuya a la preservación y promoción del patrimonio natural y cultural.

Por lo tanto, el turismo rural también es considerado una estrategia de recuperación económica tras la crisis generada por la pandemia, reconoció la OMT en el marco del Día Mundial del Turismo que se celebra el 27 de septiembre de cada año.

La Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas (OMT) estima que entre 100 y 120 millones de empleos turísticos directos están actualmente en riesgo. La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) prevé una pérdida del 1,5% al 2,8% del PIB mundial. Consulte el último Informe del Secretario General sobre el impacto de la pandemia en el turismo y la ruta a trazar para conseguir un sector turístico más sostenible e inclusivo en este enlace.

Notas relacionadas:

Mujeres cuidan tortugas en El Verde Camacho, Mazatlán

Comunidades rurales cuidan la Meseta de Cacaxtla

Artículo anteriorLas playas de Mazatlán tienen horario
Artículo siguienteInician capturas de camarón en el Pacífico mexicano