Más
    InicioOpiniónIsla Venados: Omisión y silencio

    Isla Venados: Omisión y silencio

    -

    La Isla Venados es área natural protegida, refugio de aves, y se encuentra bajo resguardo de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), es parte del catálogo de 182 zonas que actualmente tiene bajo tutela esta dependencia federal creada en el 2000. Hoy la Isla enfrenta una crisis debido a la contaminación, incluso, las autoridades locales han considerado la posibilidad de cerrarla al turismo debido a la gravedad. Imagínense cerrar una Isla por exceso de contaminación, pues es real en Mazatlán.

    A esto se suman otros factores igual de graves: el discurso público de las autoridades de culpar a los ciudadanos de la situación que prevalece en la isla (en gran medida tienen razón); y la omisión de la autoridad de no reaccionar para aplicar medidas urgentes de proteger y conservación de la zona. Sí hay culpas para la sociedad civil, pero la situación de la Isla es el resultado de años de abandono de las autoridades y eso no lo asumen; ninguna autoridad ha explicado de manera pública la situación real en que se encuentra la Isla Venados, el origen y el tipo de contaminación que enfrenta con sustento científico y trabajo de campo, las medidas a considerar en momento, y el plan estratégico inmediato de reacción. Nadie lo ha dicho.

    En un ejercicio busqué información pública sobre la Isla Venados en la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT) porque ahí están datos disponibles muy valiosos que las autoridades responden a solicitudes de información que ingresan los ciudadanos. El punto es saber qué estamos preguntando sobre la Isla y qué información está abriendo la autoridad; encontré que en la PNT hay 39 solicitudes, 80 archivos con información relacionada con la Isla, y ninguna queja.

    Es importante tener claro que la política pública ambiental es integral, es decir, intervienen los tres niveles de Gobierno, todos con injerencia y responsabilidad específica.

    Isla Venados con vista a la bahía de Mazatlán. Foto: Rafael Narval.

    En el ejercicio que realicé encontré que, de las 39 solicitudes de información disponibles en  la PNT relacionadas con la Isla Venados, 28 se dirigieron a dependencias federales como Semarnat, Conanp, y Profepa; otras 10 solicitudes más se realizaron al Ayuntamiento de Mazatlán, y una más se digirió al Gobierno de Jalisco.

    En el caso de las 28 solicitudes dirigidas al Gobierno federal, la mayoría pregunta sobre delimitación de las zonas federales, construcciones hechas por dueños de hoteles al pie de playa, y la supervisión en actividades recreativas como turismo y pesca. De ese total, al menos, un 30% de las solicitudes están dirigidas a la autoridad  sobre el tema de instalación de lámparas LED en la Isla Venados que las autoridades municipales y estatales autorizaron en el marco del Tianguis Turístico que se realizó en 2018, aquí, en Mazatlán.

    Ese proyecto implicó todo un trabajo de intervención en la Isla para instalar luminarias que apenas duraron encendidas unos días; meses después medios locales documentaron que el material usado para la iluminación seguía en la zona, lo que evidenció nula supervisión de las autoridades. La realidad es que la Isla fue usada para un simple proyecto turístico.

    Aquí les comparto la respuesta que emitió la Conanp en 2018, a la pregunta de un ciudadano que solicitó las bitácoras de supervisión de ese proyecto de iluminación, datos de funcionarios sancionados en caso de omisión, y los daños causados a la Isla por estos trabajos. Esto respondió la dependencia federal y consta en la solicitud con número de folio 1613100073418:

    “Sobre el particular, hago de su conocimiento que la informaci6n por usted solicitada, le fue requerida a la Delegación de esta Procuraduría Federal de Protección al Ambiente en el estado de Sinaloa, misma que señala que en fecha 20 de abril de 2018 se levantó acta de inspecci6n 1N045/18 a nombre de la Secretaria de Obras Públicas  del  Gobierno  del  Estado  de  Sinaloa,  abriendo  procedimiento  con  número  de  expediente PFPA/31.3/2C.27.5/0040-18 y dentro del cual se emitió resolución administrativa No. PFPA/31.3/2C.27.5/0040- 18-089 en el cual se decretó el cierre de expediente al no haberse circunstanciado irregularidad alguna, en virtud de que las obras y/o actividades fueron previamente evaluadas y exentadas por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, además de que al momento de la visita de inspección, el proyecto estaba siendo desmantelado hasta dejar el sitio en su estado base y no se observó que las mismas generaran un daño ambiental”.

    En esta respuesta es evidente no hay claridad de la responsabilidad directa que corresponde a cada autoridad estatal o federal; tampoco se anexa datos o información que haga constar la situación de la Isla, al menos, en ese momento.  Los temas de Transparencia me emocional porque una solicitud habla de un ciudadano o ciudadana valiente que cuestiona a la autoridad el uso y destino de recursos públicos, porque está en su derecho y porque le corresponde al Estado responderle, simple.

    También lee: Isla Venados, ¿quién cuida a esta Reserva Natural Protegida?

    En este ejercicio de revisar preguntas ciudadanas y respuestas de la autoridad encontré también que se solicitó al Gobierno del Estado, el contrato de este proyecto de iluminación en Isla Venados, precisamente para el Tianguis Turístico de 2018, y el contrato lo entregó la Secretaría de Obras Públicas de Sinaloa. ¿Qué dice ese contrato?, nada menos que el proyecto de iluminación costó 11.2 millones de pesos, que fue licitación pública, y que dos empresas se encargaron del trabajo. Es decir, hay responsables directos, al menos, de ese proyecto que dejó a la especulación daños ambientales.

    Islas Lobos, Venados y Pájaros. Foto: Son Playas.

    Éstos son casos de éxito, pero si somos realistas, los ciudadanos no tenemos claridad de las facultades de cada dependencia de los tres niveles de Gobierno relacionados con temas ambientales, por lo tanto, enviamos solicitudes a sujetos obligados incorrectos y, por lo tanto, nadie responde. Esto es un gran obstáculo en temas ambientales porque hacemos una petición al Estado, cuando en realidad le corresponde a la autoridad federal, o viceversa. Si tenemos suerte nos responderán para orientarnos quién tiene la información, de lo contrario, sólo responderán que no son los responsables de generar esos datos. La realidad es que entre Municipio, Estado y Federación se pasan la bolita para no revelar información pública.

    Esta omisión y los silencios de la autoridad son malos mensajes para los ciudadanos; por fortuna están las organizaciones de sociedad civil en Mazatlán que trabajan con valiosas personas dedicadas a la conservación de playas limpias y defensa de espacios turístico. Siempre mi respeto para las voces valientes y aguerridas.  Ya sabemos que el tema es amplio, pero que eso no detenga nuestro derecho de cuestionar. Usemos la PNT para llegar a datos públicos, cuestionemos sin límite porque obligará a las autoridades a dar explicaciones, y en el caso de la Isla Venados hay mucho qué explicar.

    Sheila Arias es periodista, activista y tallerista en temas de Transparencia y acceso a la información pública; estudiante de Sociología y DDHH.


    Notas relacionadas:

    Isla Venados tiene reglas para visitantes

    Profepa clausura palapa en Isla Venados; regularán a prestadores de servicios