Tal vez no lo has pensado, pero los plásticos y basura que las personas arrojan en la playa o en la calle podrían provocar la muerte de peces, aves, tortugas, y otras especies. Incluso, se cree que más del 90 por ciento de todas las aves y peces del planeta tienen partículas de plástico en el estómago.

Los plásticos pueden llegar a confundirse con alimento. Pero eso no es todo, cuando se fragmentan en partes más pequeñas, esos desechos se convierten en microplásticos que entran en la cadena alimentaria. Esta es una de las razones por la que estos materiales son considerados una amenaza para la vida marina e incluso para la humana.

Sin embargo, las playas y el océano siguen recibiendo grandes cantidades de desechos todos los días. Según datos publicados por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), entre el 60 y el 90 por ciento de la basura que se acumula en las costas, la superficie y el fondo marino está hecha de plástico.

Mazatlán
Un pez nada junto a una bolsa de plástico en los arrecifes rocosos de Cerritos, en Mazatlán. Foto: Christian Lizárraga. Conoce la historia en este enlace.

En Mazatlán, por ejemplo, es común ver envases, bolsas, empaques, latas, colillas y botellas en las playas y acantilados, pese a las labores de limpieza que realizan autoridades y organizaciones civiles.

La propia Operadora y Administradora de Playas ha publicado de forma constante en sus redes sociales las cantidades de basura que a diario se retira de los diferentes tramos. La generación de residuos es mayor durante los fines de semana y temporadas vacacionales.

Por su parte, investigadores dedicados a la conservación de tortugas marinas en diferentes sitios costeros de Sinaloa han reportado evidencias de que las especies confunden las bolsas de plástico con medusas y al tragarlas mueren o enferman.

Pero los plásticos y el resto de los residuos no llegan solos. Cerca del 80 por ciento de la contaminación marina es de origen terrestre, es decir, los desechos se generan en la tierra y son arrastrados a los océanos a través de ríos, arroyos y sistemas de alcantarillado, según informes del PNUMA.

Más del 90% de todas las aves y peces del planeta tienen partículas de plástico en el estómago, según el PNUMA. Foto: Raquel Zapien/Son Playas.

Impacto local

La contaminación marina en el puerto de Mazatlán, Sinaloa, ya tiene un impacto visible en la actividad pesquera local, pues algunos de los pescadores experimentados han afirmado que conforme pasan los años hay más plásticos que peces en la zona costera.

A su vez, buzos radicados en este puerto turístico también han reportado la presencia de plásticos en el lecho marino que han sido extraídos en jornadas de limpieza submarina.

Mediante la campaña Clean Seas, el PNUMA advierte que además de contaminar nuestras costas y mares, dichos desechos pueden obstruir las alcantarillas y proporcionar caldo de cultivo para mosquitos y plagas, aumentando así la transmisión de enfermedades transmitidas por vectores, como el dengue o el paludismo.

Este panorama también se observa a nivel local, dado a que la basura ha favorecido las inundaciones en diversos asentamientos al obstruir el paso del agua en cada temporada de lluvias.

Clean Seas asegura que la contaminación de playas y costas también podrían ahuyentar al turismo, afectando a quienes dependen de esta actividad económica.

Pese a ello, la condición medio ambiental de los destinos turísticos no se encuentra entre los atributos de mayor importancia para el mercado mexicano al momento de evaluar los atributos de un destino turístico, según un estudio presentado este año por el Centro de Investigación y Competitividad Turística Anáhuac (Cicotur).

Basura en playa Cerritos
Cúmulos de basura en playa Cerritos, Mazatlán. Foto: Raquel Zapien/Son Playas.

¿Por qué hay tanto plástico?

A diario consumimos grandes cantidades de plástico de un solo uso que no se recicla y se convierte en basura. Naciones Unidas señala que “los seres humanos han producido más de 8.300 millones de toneladas de plástico desde la década de 1950 y solo se ha reciclado alrededor del 9 por ciento”.

La organización refiere que la mitad de todo el plástico producido está diseñado para usarse solo una vez y luego desecharse. Eso, aunado a una deficiente gestión de los desechos en las ciudades y un estilo de vida poco sostenible, han contribuido a que hoy nuestros mares y la vida marina se encuentren en peligro.

Ahora que ya lo sabes, reduce tu consumo de plásticos de un solo uso y recoge tu basura la próxima vez que vayas a la playa.


DATOS

  • Al menos 8 millones de toneladas de plástico se desechan en los mares de todo el mundo, lo que equivale a tirar un camión de basura por minuto.
  • Cada minuto se compran un millón de botellas de plástico para beber en el mundo.
  • Cada año se utilizan 5 billones de bolsas de plástico de un solo uso a nivel mundial.
  • 1 bolsa tarda al menos 500 años en degradarse.

Fuente: PNUMA/Clean Seas

Notas relacionadas:

Pescadores detectan más plástico y menos peces en el mar

Microplásticos en la tierra, el aire y en todo lugar

Artículo anteriorInicia temporada alta de arribos de tortugas marinas
Artículo siguienteFrenan creación del Consejo para el Desarrollo Sustentable de Mazatlán