De nueva cuenta, un tramo de la biobarda ubicada en la boca del estero El Infiernillo se extravió. La barrera flotante de 22 metros de largo desapareció el pasado 29 de noviembre y desde entonces no se ha sabido nada de su paradero, confirmó Lourdes Sanjuan Gallardo, directora de Ecología y Medio Ambiente Municipal.

Esta es la segunda ocasión en que desaparece la biobarda sin razón aparente. El primer hecho se registró en junio del año pasado a escasos días de haberse instalado por primera vez.

Nuevamente, el encargado de limpiar la basura que se acumula en la valla se percató que uno de los tramos desapareció y el otro se encontraba suelto de un extremo el pasado 29 de noviembre.

Al principio se pensó que pudo haberse soltado, pero después de buscarla por varios días sin éxito, no se descarta que alguien se la haya llevado intencionalmente, comentó Sanjuan Gallardo.

Cabe señalar que tampoco se han registrado lluvias o corrientes de agua con la fuerza suficiente para haber trozado el cordón con el que se encontraba sujeta. Además, los volúmenes de basura que se concentran en este punto son menores a los que se registran durante la temporada de lluvias.

Al respecto, Sofía Trejo, ambientalista promotora de la biobarda, informó que la empresa Pesca Azteca se comprometió a donar una nueva barrera flotante similar a la que se perdió, la cual, también fue donada por esa compañía.

Biobarda Mazatlán
El tramo extraviado se colocó el pasado 7 de julio. En total, la biobarda se compone de dos tramos de 22 metros de largo cada uno. Foto: Archivo/Son Playas.

Volverán a instalarla

La Directora de Ecología y Medio Ambiente Municipal dijo que una vez que se reciba en donación, la biobarda volverá a ser instalada, pues ha ayudado a retener gran parte de la basura flotante que baja desde el arroyo Jabalines y atraviesa el estero El Infiernillo, evitando que llegue al mar.

Para dar continuidad a este proyecto, nacido desde la sociedad civil, la dependencia municipal adquirió recientemente una lancha para que se utilice exclusivamente en las labores de limpieza que se han venido realizando, además de apoyar con vales de combustible al pescador que se encarga de retirar los desechos. A su vez, la Dirección de Servicios Públicos los recoge y traslada al basurón.

Además de la biobarda del puente Juárez, existe otra que fue instalada en uno de los canales que se encuentra al interior del fraccionamiento El Cid, quien se encarga de su mantenimiento y limpieza. Por otro lado, vecinos del fraccionamiento Jacarandas manifestaron interés en colocar otra barrera similar en un tramo del arrroyo Jabalines, elaborada con envases de PET y redes de pesca, aunque todavía no se concreta el proyecto.

  • 8 de junio de 2019 Colocan primera biobarda para atrapar plásticos flotantes en el puente Juárez, elaborada con envases PET y redes de pesca.
  • 24 de junio de 2019. Se roban un tramo de la biobarda.
  • 30 de julio de 2019. Vuelven a hacer el tramo faltante y lo colocan de nuevo.
  • 5 de agosto de 2019. Se acumulan 24 toneladas de basura en biobarda.
  • 30 de noviembre de 2019. Lluvia arrastra basura, rompe biobarda y hunde lancha.
  • 2 de enero de 2020. Colocan barrera atrapa basura donada por Pesca Azteca.
  • 7 de julio de 2020. Renuevan biobarda en la víspera de lluvias.
  • 29 de noviembre de 2020. Se pierde otro tramo.

Artículo anteriorSorprenden a pipas cargando agua de laguna de forma clandestina
Artículo siguienteEl afilador, un oficio afectado por la cultura de usar y tirar