La sequía en México persiste en tanto las temperaturas máximas aumentan en gran parte del territorio nacional. Lo mismo ocurre en Sinaloa y Mazatlán, uno de los 14 municipios del estado declarados en desastre natural por sequía severa desde diciembre de 2020.

La Comisión Nacional del Agua reportó hoy que la sequía se ha extendido en el país a pesar de las lluvias registradas recientemente en el noreste, sur y sureste de México.

Según datos del Servicio Meteorológico Nacional, del 1 de enero al 16 de mayo de 2021 se ha registrado 10.4 por ciento menos lluvia que la habitual para este periodo. En este lapso, se reportaron temperaturas máximas arriba de 35 grados centígrados, principalmente en las costas de Guerrero, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Oaxaca, Sinaloa y Sonora, así como de la Península de Yucatán. En el municipio de Álamos, Sonora, se llegó a 46 grados Celsius, estableciéndose el récord de temperatura máxima histórica para esa localidad.

Sequía en Sinaloa

En el caso de Sinaloa, 12 de sus 18 municipios padecen sequía extrema mientras que el nivel de sequía en las seis localidades restantes es severo. Es decir, todo el estado tiene problemas de disponibilidad de agua por falta de lluvias, según se observa en el Monitor de Sequía en México, que puedes consultar en este enlace.

En lo que respecta a Mazatlán, actualmente se reportan 14 pueblos afectados debido a que las norias se secaron y deben abastecerse a través de pipas, de acuerdo a información de la Junta Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Jumapam).

¿Podemos hacer algo?

Dado a que no tenemos agua y no hay certeza de cuándo y cuánto lloverá, es urgente que se implementen medidas para reducir nuestro consumo y administrarla de forma eficiente, señaló Sandra Guido, directora ejecutiva de la asociación civil Conselva, Costas y Comunidades.

Este problema debe enfrentarse con la colaboración de toda la ciudadanía partiendo de los hogares, pero también con estrategias de corto, mediano y largo alcance que las autoridades deben implementar para asegurar el consumo humano, expuso.

Entre las acciones que todos podemos realizar desde nuestras casas o centros de trabajo destacan:

  • Revisar aljibes para detectar fugas o posible incursión de raíces de árboles.
  • Reutilizar las aguas grises que se generan cuando nos bañamos o lavamos las manos.
  • Utilizar inodoros ahorradores de agua en los sanitarios.
  • Regar los jardines en la mañana o la tarde para reducir la evaporación del agua.
  • Tomar baños rápidos.
  • Cerrar la llave del agua mientras te enjabonas o te lavas los dientes.
  • No barras la banqueta o laves el carro con el chorro del agua. Si ves que alguien lo hace, repórtalo a la Jumapam al 073.

Captar agua de lluvia

Recolectar y almacenar agua de lluvia es una de las acciones de corto plazo que las autoridades locales pueden implementar para paliar los efectos de la sequía, especialmente en la zona rural, apuntó la directora de Conselva.  

Este líquido puede servir para el consumo humano y para el ganado, lo que además ayudaría a reducir costos, pues de esta forma disminuiría el número de pipas que deben emplearse para surtir del vital líquido a las comunidades. La apertura de canaletas es una opción para recolectarla cada vez que llueva, añadió.

Invertir en infraestructura verde

Para asegurar el abasto humano a futuro requiere medidas difíciles y duras pero necesarias, dijo Sandra Guido. Una de ellas es la de invertir en programas de reforestación y recuperación de suelos, especialmente en las riveras de los ríos, para ayudar a retener la humedad y cargar los acuíferos que nos proveen de agua.

Restaurar los ecosistemas y recuperar la cobertura vegetal es una de las estrategias de solución basadas en la naturaleza que ya se ha empleado con éxito en otras ciudades del mundo, expuso. Para lograrlo es necesario identificar los puntos críticos y que los municipios y el gobierno estatal se coordinen con la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y la Comisión Nacional Forestal (Conafor).

Tecnificación de riego agrícola

Debido a que la agricultura consume el 94 por ciento del agua disponible en Sinaloa, Conselva propone la implementación de un programa de tecnificación de los sistemas de riego agrícola que permita reducir los volúmenes que se usan en los cultivos.

Sandra Guido dijo que en algunos valles se sigue utilizando el método de riego por inundación, lo que resulta innecesario y se pierden grandes cantidades del recurso.

“No va a haber agua suficiente si los agricultores no hacen un uso tecnificado, responsable del agua”, advirtió.

Reducir pérdidas por fugas

Otra estrategia medular es que las juntas municipales de agua potable y alcantarillado mejoren las condiciones de la infraestructura que se utiliza para el traslado y distribución del vital líquido, de tal forma que se evite el desperdicio generado por fugas o averías en los ductos.

Calidad del agua

Además de asegurar la disponibilidad de agua, también se debe garantizar su calidad, pues de lo contrario, no será factible para uso humano. Por lo tanto, también es importante que todas las aguas negras sean tratadas y dejen de verterse en arroyos o ríos, además de que se realicen las modificaciones legales necesarias para obligar a las industrias a contar con sus propias plantas tratadoras.

Importante

Como no sabemos si las lluvias de la temporada serán suficientes para recargar nuestras fuentes de abasto, debemos cuidar y racionar el agua que nos queda. En estos momentos el problema no es de infraestructura, sino de falta del recurso natural, recalcó la investigadora y activista Sandra Guido.

NUMERALIA

65% del territorio de Sinaloa padece sequía severa y el 35% por ciento restantes, extrema.

PARA SABER:

Sequía Severa: Probables pérdidas en cultivos o pastos, alto riesgo de incendios, es común la escasez de agua, se deben imponer restricciones en el uso del agua.

Sequía Extrema: Pérdidas mayores en cultivos y pastos, el riesgo de incendios forestales es extremo, se generalizan las restricciones en el uso del agua debido a su escasez.

Sequía Excepcional: Pérdidas excepcionales y generalizadas de cultivos o pastos, riesgo excepcional de incendios, escasez total de agua en embalses, arroyos y pozos, es probable una situación de emergencia debido a la ausencia de agua.

Artículo anteriorQueman manglar en arroyo Jabalines; presentan denuncia ante Profepa
Artículo siguienteLo que debes saber sobre la reforma que afectaría a las playas mexicanas