Más
    InicioComunidadIsla de la Piedra, ejemplo de turismo de naturaleza social

    Isla de la Piedra, ejemplo de turismo de naturaleza social

    -

    El turismo rural ha ganado importancia en el Ejido la Isla de la Piedra, Mazatlán, de manera que ya representa el 60% de las actividades económicas de la comunidad. En este texto, el autor comparte los resultados de un estudio que plantea los escenarios futuros del desarrollo turístico de este sitio y pone en valor sus recursos naturales.

    El turismo de masas es típico en la ciudad, sustentado en grandes instalaciones de alojamiento y esparcimiento, relacionado con sol y playa, y la presencia de cadenas hoteleras (Ibáñez y Rodríguez, 2012). La demanda alta se concentra en carnaval, semana santa, semana de pascua y el verano, sin embargo, la apertura de la carretera Mazatlán-Durango, en 2013, ha incrementado la llegada de turistas en fines de semana (SON PLAYAS, 25 septiembre 2021).

    Para el año 2015 ya se reportaban 1 millón 981 mil 883 turistas con hospedaje formal, en promedio, (SECTUR, 2015). El turismo aportaba el 16 % del Valor Agregado Censal Bruto del municipio (VACB), y representaba el 7 % de la Población Económicamente Activa, según el IMPLAN (2011).

    En contraste, en la comunidad de Isla de La Piedra, a un kilómetro al sur, se practica una modalidad de turismo rural basado en la oferta gastronómica vernácula, representada por una treintena de restaurantes familiares (DENUE, 2016), de construcción rústica, y del disfrute paisajístico y de sol y playa. Aunque la oferta hotelera en la isla es muy reducida, el turismo ha cobrado mayor importancia después de haber sido un complemento de las actividades económicas tradicionales de la comunidad, basadas en la agricultura y la pesca desde la fundación del ejido, hace casi 90 años. Actualmente pesca y agricultura contribuyen cada una con el 20 % a la economía de los isleños, y el turismo aporta aproximadamente 60%.

    Estas dos modalidades de turismo conviven en nuestro municipio; el turismo masivo deja una derrama económica importante pero también implica mayores impactos negativos al medio natural y a la población, por ejemplo, las playas del municipio ocupan el primer lugar estatal en el tema de erosión costera (Sánchez-Rodríguez, et al. 2021).

    Isla de la Piedra
    Bañistas en Isla de la Piedra. Foto: Raquel Zapien/Son Playas.

    El turismo rural en Isla de La Piedra aparentemente trae menos problemas de contaminación y menos derrama económica, pero aún no se ha realizado un diagnóstico integral que permita conocer, planear y mejorar esta opción de turismo. Hoy se aprecian diferentes tendencias de la actividad en esta comunidad: 1) la presión de grandes empresas que pretenden la privatización de algunos espacios; 2) turisteros locales que reconocen la necesidad de ordenar y mejorar los servicios que ofrecen, orientada a una mayor eficiencia y; 3) restauranteros que se muestran reacios a modernizarse.

    Para contribuir al conocimiento del turismo en Isla de La Piedra, Zoelia Ramírez y Luis González, estudiantes de la Licenciatura en Gestión de Zona Costera, de la Facultad de Ciencias del Mar de la UAS, obtuvieron información para conocer el perfil del turista que visita este lugar (Ramírez-Rojo, Z.Y. et al, 2018), y para estimar su valor recreativo aproximado. Esa prospección formó parte de un ejercicio académico más amplio, cuyo objetivo fue realizar una valoración económica de los servicios ecosistémicos en Isla de La Piedra.

    ¿Para qué definir el perfil del visitante?

    Definir su perfil permite conocer los gustos, preferencias, expectativas y necesidades de los turistas a efecto de mejorar la gestión de las empresas y de los destinos turísticos (Pat, 2012). Para ello, estos estudiantes/investigadores, apoyados por la Secretaría de Turismo del Estado de Sinaloa, aplicaron encuestas en el periodo vacacional de Semana Santa y Semana de Pascua a los visitantes de Isla de La Piedra, entre el 8 y el 22 de abril de 2017, para conocer su lugar de procedencia y caracterizarlos socioeconómicamente (edad, nivel de ingreso, número de acompañantes, etc.). Se definió un tamaño de muestra con base a los datos obtenidos de la venta de boletos de lancha, en los dos embarcaderos, y se aplicaron 900 repeticiones con 17 preguntas cada una; se entrevistó a un único miembro adulto de cada grupo familiar, seleccionado al azar, que al momento de realizar la encuesta se encontraba en algún punto de la playa.

    Principales resultados

    La Isla de la Piedra cuenta con la categoría de ejido, con una superficie de mil 960 hectáreas, decretado el 07 de noviembre de 1936 (Ibarra y Moreno, 2015). El número de habitantes, según el censo de INEGI (2010), era de 2 mil 643 habitantes; mientras que la colonia vecina tenía una cantidad similar de pobladores.

    El transporte, actividad importante y complementaria para el turismo, se divide en aurigueros y lancheros; el transporte terrestre consiste en 50 aurigas, todas de ejidatarios, mientras que los lancheros cuentan con 36 lanchas aproximadamente, para 24 socios. En la actividad pesquera los isleños están organizados en una Unión de Pescadores y cuentan con más de 50 embarcaciones equipadas con motores de cuatro tiempos y 115 caballos de fuerza. La agricultura representa aproximadamente el 40 % del territorio de la isla; entre mil 600 y 2 mil hectáreas usufructuadas por los ejidatarios. La única ganadería que se practica es la de traspatio y la crianza de caballos para pasear a los visitantes.

    Del análisis de datos se estimó un ingreso total de 9 mil 650 personas vía marítima, en Semana Santa y Semana de Pascua, aunque el ingreso no fue constante a traves de los días; viernes, sábado y domingo fueron los más concurridos. La temporada alta se estimó en 45 días de duración, registrando más de 17 mil visitantes. En el resto del año, 320 días, se recibieron casi 13 mil visitantes (Tabla 1).

    Tabla 1. Visitantes aproximados por temporada
    Temporada altaTemporada baja
    TemporadaVisitasDíasTemporadaVisitasDías
    Carnaval7,3755Resto  año12,800320
    Semana Santa9,65015   
    Verano40025   
    Suma =17,42545Total Anual30, 225365

    Según los datos del boletaje, se recibían en Isla de La Piedra, antes de la pandemia de COVID19, aproximadamente 30 mil 000 visitantes al año, a pesar de la estacionalidad del turismo. Esto

    representa apenas el 1.5 % del turismo en Mazatlán, es la preferencia por un tipo de turismo rural que complementa al turismo masivo de carnaval y centros nocturnos de la ciudad.

    Según los datos obtenidos, el principal medio de transporte utilizado para llegar a esta ciudad es el automóvil, aprovechando la red carretera nacional, en viaje familiar de 5 integrantes promedio, y con jefes de familia con una edad media de 40 años.

    Turismo rural
    Los autores (de pie) Z.oelia Ramírez y Luis González, acompañados de personal de protección ciudadana que los apoyó en la realización del estudio. Foto: cortesía.

    ¿De dónde nos visitan?

     Respecto a su lugar de procedencia (ver Tabla 2), se encontró que el mayor porcentaje proviene del Bajío, Norte y Noreste de la república (39 %). Enseguida los que provienen del Centro, Golfo de México y Occidente, que llegan por la ruta Mazatlán-Guadalajara, representan 23 %. Los turistas regionales provienen del sur de Sinaloa (17 %) y centro y norte de Sinaloa (14 %). Finalmente provienen del noroeste el 5 % de visitantes, y de Estados Unidos y Canadá el 2 %.

    Los porcentajes que se muestran en la Tabla 2 son alentadores para la actividad turística puesto que las personas que vienen de otros estados (69 %) superan a la afluencia local y regional (31 %), lo que significa una mayor derrama económica.

    Tabla 2. Lugar de procedencia del turismo visitante
    Área%Vía utilizada
    Bajío, Norte y Noreste (Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila, Chihuahua, Durango y Zacatecas)39%Autopista Mazatlán-Durango-Matamoros
    Centro y Occidente (Veracruz, Puebla, Estado de México, CdMx, Guanajuato, Michoacán, Colima, Aguascalientes, San Luis Potosí, Jalisco y Nayarit)23%Carretera Mazatlán-Guadalajara
    Sur de Sinaloa17%Carreteras regionales
    Norte y Centro de Sinaloa (Los Mochis, Guasave, Guamúchil y Culiacán)14%Carreteras regionales
    Noroeste (Baja California, Sonora y BCS)5%Carretera Nogales-Guadalajara y otras
    Estados Unidos y Canadá2% 
    Turismo en Isla de la Piedra
    La Isla de la Piedra vista desde el embarcadero que lleva el mismo nombre. Foto: Raquel Zapien/Son Playas.

    ¿Cuántos días vacacionan en Mazatlán?

    El tiempo aproximado que permanecen los turistas en Mazatlán se muestra en la Tabla 3, destacando que la mayoría (56.35 %) dura de 3 a 5 días en su visita, seguido de los que tardan menos de tres días (25.41 %).

    Si sumamos ambos grupos tenemos que 81.76 % de los visitantes pasan entre uno y cinco días como huéspedes de la ciudad. Las estancias mayores a cinco días no llegan al 20 %. Los turistas que visitan la región son atraídos por la ciudad de Mazatlán, donde se hospedan, y la utilizan como principal centro de actividades; las playas de Isla de La Piedra son uno más de los atractivos del destino.

    Tabla 3. Tiempo de estancia del turismo en el puerto de Mazatlán
    DuraciónPorcentaje
    Menos de 3 días25.41%
    De 3 a 5 días56.35%
    De 5 a 10 días14.36%
    Más de 10 días3.87%

    ¿Cuántos visitantes regresan a este destino turístico?

    Se preguntó a los turistas cuántas veces han visitado la Isla de La Piedra, lo que se llamó frecuencia de visitas. Este dato podría ser considerado como un indicador de satisfacción de los visitantes. En ese sentido, 60 % dijo que visita de 1 a 3 veces al año este destino turístico; son visitantes frecuentes. El 34 % estaba visitando por primera vez la isla durante esta investigación, y finalmente el 6% visita la Isla de la Piedra una vez al mes o más, lo que podría explicarse como visitantes regionales y/o de la ciudad de Mazatlán.

    ¿Cuál es el valor de la isla por su uso recreativo?

    ¿Tiene valor la oferta de turismo rural de la Isla de La Piedra? ¿Conviene sostener este tipo de oferta turística? Lo más destacado del trabajo de Ramírez y González fue la estimación del valor del uso recreativo de la isla, aplicando el método de coste de viaje (MCV). El método de coste de viaje calcula, de forma indirecta, la demanda de espacios naturales con fines recreativos al estimar los viajes demandados al espacio en estudio (Álvarez-Farizo, 1999). La idea se basa en que la predilección por visitar un sitio recreativo disminuye con la distancia al sitio, dado que el costo de desplazarse aumenta. Por ejemplo, hacer un viaje desde Monterrey, costará más que hacer un viaje desde la ciudad de Durango, o desde Culiacán: a mayor costo, menor será la demanda de visitantes al sitio.

    Para responder a la pregunta ¿cuánto cuesta viajar a la Isla de La Piedra? se estimó el gasto de viajar en automóvil desde cada región de procedencia: gasolina, peajes, refrigerios o comidas, si la distancia es grande, debe incluirse también el hospedaje. Con estos costos estimados, más los datos de población de cada zona, se construyó una curva de demanda y, posteriormente, se estimó un Excedente del Consumidor de $ 972 mil 388.57 dólares para todo el año, lo que representa el valor recreativo de la isla.

    Cerca del 60% de la economía de la comunidad de la isla de la Piedra está cinculada al turismo. Foto: Raquel Zapien/Son Playas.

    La importancia del turismo en esta comunidad

    Para tener una idea aproximada de la importancia del valor recreativo de Isla de La Piedra, se comparó el valor obtenido contra los valores estimados para otros espacios naturales o especies valiosas, como ballena jorobada, ballena gris  y tiburón ballena, o la pesca deportiva.

    En la Tabla 4 se resumen los resultados de investigaciones donde se estima el valor recreativo de diferentes recursos y espacios naturales de uso turístico en México. A pesar de la divergencia de fechas y lugares, al expresar los resultados en dólares se pretende que la comparación tenga mayor validez. Destaca el valor similar obtenido para La Tobara, Nayarit, de 800 mil dólares anuales,  mientras que el valor estimado para el tiburón ballena en Holbox, Quintana Roo, rebasó los 900 mil dólares anuales. El caso de la ballena gris y la ballena jorobada, en la Baja California Sur, de 45 millones de dólares anuales, es una muestra de porqué son más redituables los usos no extractivos de los recursos naturales. El Parque Natural Bahía de Loreto es un ejemplo sobresaliente de turismo de pesca deportivo-recreativa, de alto nivel.

    Isla de la Piedra
    Familias disfrutan de la playa de la Isla de la Piedra. Foto: Raquel Zapien/Son Playas.

    Tabla 4. Comparación del valor recreativo de distintos sitios y recursos naturales en México

    Título del estudioAutor y añoLugarMétodoValor económico
    Turismo en áreas naturales protegidas: valuación económica de los beneficios recreativos del santuario El CampanarioPérez Septién                          (1998)Reserva de la Biosfera de la Mariposa y Monarca, Michoacán, MéxicoIndividual y por zonasEl Excedente de Consumidor Agregado es de 3 millones de pesos para seis días que dura la temporada de hibernación de la mariposa Monarca
    Valuación de la ballena gris (Eschrichtus robustus) y la ballena jorobada (Megaptera novaeangliae) en MéxicoÁvila Foucat y Saad Alvarado (1998)La Paz,  Baja California Sur, MéxicoIndividualPara 1996 estiman un valor promedio del recurso aproximado a 45 millones de dólares
    Valoración económica de los beneficios generados por la pesca deportiva en Manzanillo, ColimaChávez Comparan (2000)Manzanillo, Colima, MéxicoIndividualSe obtiene un Excedente de consumidor individual de 98 dólares por día de pesca
    Una descripción del valor de los bienes y servicios ambientales prestados por los manglaresSanjurjo Rivera y Welsh Casas (2005)La Tobara, Nayarit, MéxicoMétodo de valoración contingente El ingreso local que genera este recorrido por el que se cobran al menos 100 pesos a cada una de las 80,000 personas que visitan el sitio asciende a los 800 mil dólares anuales
    Tiburón ballena y bienestar comunitario en Holbox, Quintana Roo, MéxicoCepeda et al. (2007)Quintana Roo, MéxicoIndividualLos ingresos totales de la actividad ascienden aproximadamente a $949.000 dólares
    Valoración económica del Parque Nacional Bahía de Loreto a través de los servicios de recreación de pesca deportivaHernández et al.(2009)Bahía de Loreto, Baja California Sur, MéxicoIndividualEl cálculo del Excedente del Consumidor refleja un valor recreacional del parque superior al obtenido por la recaudación de cuotas de acceso, monto que asciende a 107 654 dólares
    Valoración económica de la actividad turística en isla de la piedra Mazatlán, Sinaloa, mediante el método de costo de viaje(2017)Mazatlán, Sinaloa, MéxicoZonal sin equidistanciaEl cálculo de Excedente del consumidor individual refleja un valor de $38.93 dólares y el excedente de consumidor agregado es de $972,388.57 dólares
    Turismo rural
    Aspecto de la playa en Isla de la Piedra. Foto: Raquel Zapien/Son Playas.

    Reflexiones finales

    Los resultados obtenidos respecto a la actividad recreacional de la Isla de la Piedra, muestran una actividad económica sana, con gran potencial y que beneficia a las familias locales. A pesar de sus deficiencias, el turismo en Isla de La Piedra es un caso exitoso de empresa de naturaleza social que podría ser replicado en otros sitios.

    La modalidad de turismo que ahí se desarrolla es un complemento al turismo que se ofrece en la ciudad de Mazatlán. La isla depende de las facilidades para el hospedaje y estancia de los visitantes, mientras que la ciudad necesita del ambiente familiar y confiabilidad de las playas de la isla.

    Ante el incremento de la demanda turística es necesario planificar una estrategia participativa que garantice el desarrollo social y económico local, incluyente y sustentable. Para mejorar los servicios ofrecidos en esta actividad se deben implementar nuevas propuestas integrales de desarrollo que no afecten ni modifiquen los ecosistemas.

    Es necesario impulsar programas de mejora de la calidad en los servicios que se ofrecen, de planeación urbana, de regularización de la zona federal marítima terrestre.

    Se deben estudiar de manera sistemática y permanente las actividades económicas y los recursos naturales.

    Se debe estimar la capacidad de carga de los ecosistemas y de las actividades económicas principales.

    Si el entorno natural de Isla de la Piedra es mantenido en un buen estado de conservación, se garantizará la continuidad como proveedor de servicios de recreación y estéticos, constituyendo un apoyo a la ciudad de Mazatlán y uno de los más importantes atractivos turísticos de Sinaloa.


    Notas relacionadas:

    Descubren caparazones de al menos 40 tortugas marinas en Isla de la Piedra

    Saquean recursos naturales de Isla de la Piedra

    Reportan mordeduras de anguila y picaduras de raya en Isla de la Piedra

    Semarnat Sinaloa aprobó construcción sobre ojo de agua en Isla de Chivos

    Isla de Chivos se resiste al deterioro y falta de atención

    Jaime Renán
    Jaime Renán
    Jaime Renán Ramírez Zavala es Doctor en Gestión y Conservación del Medio Natural por la Facultad de Ciencias del Mar de la Universidad Autónoma de Sinaloa; sus líneas de investigación son Gestión de Zonas Costeras y Sostenibilidad Socioecológica. Consultor en Gestión y Conservación Neotropical, A.C.