Más
    InicioMedio AmbienteLos "pajaritos" del mar llegan a desovar a Mazatlán

    Los «pajaritos» del mar llegan a desovar a Mazatlán

    -

    Los “pajaritos” llegaron a Mazatlán. Como cada año, desde finales de abril y mayo, los cardúmenes de pequeños peces plateados se acercan a la costa para reproducirse. Es entonces cuando se les captura hasta que desaparecen y las pangas regresan vacías.

    Cuando no entran a la bahía, como ya ocurrió en años anteriores, los pescadores artesanales sortean una mala racha económica y la gente del puerto se queda con las ganas de comerlos bien doraditos con salsa y limón, según marca la costumbre culinaria local.

    Es difícil saber cuántos días habrá producto. En el 2021 las capturas fueron intermitentes, un día sí y dos no, hasta que se les dejó de ver. Por eso los pescadores aprovechan y capturan todo lo pueden cuando los encuentran cerca de la costa.

    Nadie establece un límite para dejar que la especie se reproduzca y sus poblaciones crezcan. Eso ocurre porque los pajaritos no están incluidos en la Carta Nacional Pesquera (CNP), documento que contiene un inventario de los recursos pesqueros susceptibles de aprovechamiento y las acciones que se deben cumplir para regular la pesca en México.

    Hasta ahora, la única medida preventiva es el uso obligatorio de la atarraya y el cucharón para su captura por tratarse de artes de pesca cuyo impacto ambiental es menor al del chinchorro, el cual tiene un efecto de arrastre en el fondo marino en donde se encuentran los huevecillos de este pez. Tal disposición fue resultado de un acuerdo entre los pescadores y la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca en 2020. Sin embargo, dicha regulación tampoco está contemplada en la CNP.

    Pajaritos
    Panga con pajaritos en Playa Norte. Foto: Archivo Son Playas.

    Pescando a ciegas

    Pero estar dentro de la carta que se encarga de elaborar y actualizar el Instituto Nacional de la Pesca (Inapesca) tampoco es garantía de que su aprovechamiento será sostenible. La organización Oceana México ha señalado en varias ocasiones que el documento no se actualiza de forma regular y por lo tanto, hay un acceso limitado a la información sobre la disponibilidad y abundancia de los recursos pesqueros del país.

    De acuerdo al portal oficial del Inapesca, la última actualización se realizó en el 2017 y desde su creación, en el 2010, se ha actualizado cinco veces.

    A través de auditorías a la CNP, Oceana también ha detectado inconsistencias en los datos y desacato por parte de la Conapesca, autoridad regulatoria que ha expedido permisos de pesca para especies que están catalogadas como sobreexplotadas.

    Entre los hallazgos destaca que el 99 por ciento de las fichas de los recursos pesqueros registrados presentan información incompleta sobre las poblaciones y disponibilidad de las especies. Esto es similar a pescar a ciegas, ha dicho Oceana, organización mundial dedicada a la protección de los océanos.

    Así, sin saber cuantos quedan ni cuando regresarán, la población mazatleca, ha empezado a frecuentar el embarcadero de Play Norte durante las noches esperando a que las pangas regresen cargadas de estos pequeños peces plateados que forman parte de la gastronomía tradicional del principal puerto pesquero de Sinaloa.

    Tambien lee: Pez pajarito, ¿por cuánto tiempo podremos disfrutarlo?

    DATO

    Los “pajaritos” son peces que viven en la superficie de los mares tropicales y subtropicales. Algunas especies pueden adentrarse en los sistemas lagunares-estuarinos y ríos. En el Pacífico mexicano se han identificado siete especies, tres de las cuales desovan en Mazatlán.

    Infografía: Son Playas

    Foto de portada: Son Playas

    Notas relacionadas:

    Pajaritos: nadie los proteje

    Pescadores optan por pesca artesanal de «pajaritos»

    La sierra, un regalo del mar que distingue a Mazatlán

    Pescaban sierras, pero encontraron peces eléctricos