Durante casi tres meses, el agua que se distribuye en Mazatlán ha presentado turbidez generando inconformidad en los usuarios y preocupación por posibles afectaciones a la salud. De acuerdo con informes de la Junta Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Mazatlán (Jumapam), la coloración del agua que llega a los domicilios disminuirá en los próximos 15 o 20 días, pero la turbidez podría desaparecer en su totalidad hasta finales de febrero de 2022 porque en la presa Picachos aún hay grandes cantidades de lodos asentados en el embalse.

Origen del problema

El gerente de operaciones del organismo, Arturo Valverde Hidalgo, explicó que el problema se originó a partir de que grandes cantidades de tierra de zonas deforestadas fueron arrastradas hasta la presa Picachos durante las lluvias generadas por las tormentas tropicales Nora y Pamela. El agua de la presa se envía a las plantas potabilizadoras y de ahí a la ciudad, pero el sistema no logra retirar por completo los minerales que se encuentran disueltos en el vital líquido dándole un color pardo.

Por tratarse de un evento atípico, la capacidad del sistema de potabilización se vio rebasado, admitió.

Presa Picachos
Grandes cantidades de tierra de zonas deforestadas fueron arrastradas hasta la presa Picachos por la lluvia. Foto: Raquel Zapien/Son Playas.

¿Cuándo dejará de estar turbia el agua?

Para acelerar el proceso de limpieza y disminuir la turbidez, desde hace cinco días se empezó a colocar sulfato de aluminio en el canal que lleva el agua de la presa hasta la planta potabilizadora Los Horcones para sedimentar y limpiar las partículas disueltas en el agua. Con este pretratamiento se pretende agilizar el proceso de limpieza en la planta, según se explicó durante un recorrido ofrecido por la Jumapam a medios de comunicación.

De esta forma, se estima que en 15 o 20 días más mejorará el aspecto del vital líquido que llega a los domicilios, sin embargo, los aportes de la presa seguirán arrastrando el lodo que quedó asentado en el fondo del embalse por los próximos dos meses, de manera que la coloración del agua regresará a la normalidad hasta finales de febrero, dijo Arturo Valverde,

“No estamos de brazos cruzados (…) Que la ciudadanía se entere que estamos trabajando para darle un agua de mejor calidad dentro de las normas que corresponden”, expresó.


Descartan riesgos para la salud humana

A través de redes sociales, usuarios han mostrado molestia por la turbidez y preocupación por supuestos daños a la salud, pero la Jumapam ha sostenido que el agua cumple con los parámetros de calidad de agua para consumo humano que establece la norma mexicana NOM-127-SSA1-1994, para lo cual se realizan análisis físico químicos y bacteriológicos de tomas aleatorias por parte del organismo, un laboratorio externo certificado y la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coepris).

Hasta el momento, el organismo ha descartado la presencia de bacterias y coliformes, atribuyendo la turbidez solo a la presencia de partículas sólidas suspendidas compuestas por minerales.

Solución de fondo

El gerente general de la Jumapam, Osbaldo López Angulo, reconoció que ante la posibilidad de que se intensifiquen los fenómenos meteorológicos y la sequía en el actual contexto de cambio climático, se deben tomar medidas preventivas como la reforestación y la protección de áreas naturales a lo largo de la cuenca que nos provee de agua.

La dependencia paramunicipal aún no tiene un proyecto de restauración y conservación, el cual pretende desarrollar con el apoyo de la asociación civil Conselva, dijo.

Mientras tanto, se seguirá haciendo uso de químicos y cloro para limpiar el agua y retirar los lodos.

Presa Picachos. Foto: Jumapam
Agua turbia
Juvencio Garzón Lizárraga, jefe de potabilización muestra la coloración del agua que se está obteniendo actualmente en la planta potabilizadora después del proceso de sedimentación y limpieza. Conforme el agua arrastre los sedimentos que quedan en las tuberías que distribuyen el agua a la ciudad se notará la diferencia, dijo.

Notas relacionadas:

Agua turbia es por deforestación: Jumapam y Conselva

Suministro de agua de Mazatlán es afectado por la deforestación

Mazatlán consume más agua de la que tiene; prevén crisis en 2030 y 2060

Tenemos menos agua, ¿qué podemos hacer?

Artículo anterior¿Quieres ver ballenas? Primero ve esto
Artículo siguienteTortugas marinas sorprenden este 2021 a Mazatlán