La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) presentó hoy el libro “Manglares de México. Actualización y análisis de los datos 2020”, publicación que aporta información actualizada al año 2020 sobre la ubicación, superficie y dinámica de cambios en los ecosistemas de manglar de los 17 estados costeros de nuestro país.

El documento forma parte del monitoreo periódico que se realiza a través del Sistema de Monitoreo de los Manglares de México (SMMM) para generar información confiable sobre el estado y las tendencias de cambio que sirva de base para emprender acciones de prevención y restauración de estos valiosos ecosistemas. Este es el 4° libro publicado para consulta pública del público en general, investigadores especializados y tomadores de decisiones.

«El lector podrá revisar las principales trayectorias y dinámicas de cambio que han ocurrido a lo largo del tiempo. Se detallan las metodologías y herramientas de análisis utilizadas en la elaboración del mapa. Además, se exponen casos de estudios derivados de la cartografía, como el impacto de los huracanes Willa y Carlotta en la costa del Pacífico en 2018 y 2012 respectivamente, el uso de fotografía con drones e imágenes radar para la caracterización estructural y el análisis de la conectividad con otros humedales», informó la Conabio a través de un comunicado.

Durante la presentación virtual del libro, se informó que el Sistema de Monitoreo de los Manglares de México (SMMM), ha elaborado cartografía especializada para cinco fechas específicas (1970/80, 2005, 2010, 2015 y 2020) generando una ventana de observación de 50 años para algunas partes del país. Los registros más recientes indican que hasta el año pasado en México había 905 mil 086 hectáreas de manglar que se distribuyen en 17 estados costeros, lo que representa el 6.7% de la cobertura global de manglares.

La Conabio informó que nuestro país se ubica en el cuarto lugar con mayor cobertura de mangle a nivel mundial, tan solo por debajo de Indonesia, Australia y Brasil.

El libro es de consulta abierta, gratuita y puede descargarse en este enlace.

Datos relevantes

  • Durante el estudio se identificaron ganancias y pérdidas de manglares durante los cuatro periodos señalados anteriormente. Desde 1970/1980 hasta 2010 predominaron las pérdidas, mientras que entre los períodos 2010–2015 y 2015–2020 predominaron cambios positivos en general. Este último es el resultado de la recuperación natural de los manglares, el asentamiento de nuevas áreas, el éxito de los programas de restauración y además por la disponibilidad de nueva información y mejoras técnicas y metodológicas en el SMMM, que permitieron una mejor identificación del ecosistema, según se indica en el documento.
  • Los datos y resultados del estudio se publican en varias plataformas digitales. Estas plataformas están dirigidas al público en general y ofrecen información en diversos formatos (imágenes, fotos, ilustraciones, cartografía digital, mapas, etc.).
  • Los manglares han sido reconocidos por la UNESCO como un ecosistema único, especial y vulnerable, por los beneficios que proporcionan a los seres humanos a nivel local, regional y global, al proteger las costas contra eventos extremos como huracanes e inundaciones; por su papel clave en la actividad pesquera, y por la regulación de nutrientes y gases de efecto invernadero como el carbono en las zonas de intercambio entre la tierra y los océanos.

Notas relacionadas:

Estero El Infiernillo, de la abundancia a la agonía

Mazatlán pierde sus manglares

Estudian daños por pérdida de mangle en estero El Infiernillo

Queman manglar en arroyo Jabalines; presentan denuncia ante Profepa

Artículo anteriorTurismo responsable y playas sostenibles sí es posible
Artículo siguienteEl calentamiento global continúa, advierte reporte del IPCC