Más
    InicioMedio AmbienteAsí se debería proteger a las abejas en Sinaloa, según la ley

    Así se debería proteger a las abejas en Sinaloa, según la ley

    -

    La conservación de los recursos naturales es prioritaria para proteger a polinizadores y para el desarrollo de la actividad apícola en la entidad.

    Por ley, las abejas no deberían perder su hábitat natural a causa de cambios en el uso del suelo para el desarrollo urbano, la agricultura o la minería; por el contrario, se les debe proteger mediante el cuidado de los ecosistemas naturales, restauración de tierras degradadas y uso de plantas que atraigan a los polinizadores.

    El ordenamiento ecológico es otra de las medidas de protección contempladas en la Ley de Fomento Apícola y Protección de Agentes Polinizadores del Estado de Sinaloa que entró en vigor el 8 de mayo de 2021. Sin embargo, de los 18 municipios de la entidad, solo Escuinapa cuenta con un Programa de Ordenamiento Ecológico Local y todavía no se cuenta con uno estatal, de acuerdo al análisis de los instrumentos de política climática que realiza el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático para cada una de las entidades del país.

    Mientras tanto, en municipios como Mazatlán, la mancha urbana se extiende sobre la selva baja caducifolia, provocando la tala de vegetación nativa que es hábitat de polinizadores y de una gran diversidad de animales e insectos que terminan por ser desplazados o erradicados.

    Sin un ordenamiento ecológico, ni planes parciales de desarrollo urbano en la zona de mayor crecimiento inmobiliario y turístico, la destrucción del entorno natural continúa. Ante la pérdida de su hábitat, las abejas han establecido colmenas en la ciudad y con ello, se han incrementado los reportes de enjambres en zonas habitadas y espacios comerciales.

    Para evitar que estos insectos en peligro de extinción sean eliminados, el biólogo Humberto Jiménez Berruecos empezó a rescatar y reubicar enjambres en la ciudad por iniciativa propia, pero a partir de del 2022 se incorporó a la Dirección de Ecología y Medio Ambiente Municipal para encargarse del recién creado programa de rescate de abejas, que hasta el pasado sábado había logrado proteger a más de 700 mil polinizadores, según reportes de la dependencia.  

    El artículo 57 de la referida ley indica que la Secretaría de Agricultura y Ganadería deberá coordinar esfuerzos con las autoridades y productores “para impedir la pérdida del hábitat natural de las abejas y otros polinizadores a causa de cambios en el uso del suelo para el desarrollo urbano”.

    También debe coordinarse con la Secretaría de Desarrollo Sustentable (ahora Secretaría del Bienestar y Desarrollo Sustentable) y los municipios, para elaborar políticas públicas para el cuidado de los ecosistemas y sistemas de producción a favor de la polinización.

    La Organización de las Naciones Unidas ha advertido que nuestra existencia depende de las abejas, quienes, junto a los pájaros y murciélagos, polinizan 87 de los 115 cultivos alimentarios principales del mundo. Pese a su importancia, la abundancia y diversidad de las abejas, los polinizadores y muchos otros insectos están disminuyendo.

    “La mayoría de los factores responsables de esta situación son provocados por el ser humano”, señala.

    A partir de 2023 se prohiben estos plaguicidas

    Además de la pérdida de hábitats, otra de las razones de su disminución es el uso indebido de plaguicidas. En el caso de Sinaloa, la Ley de Fomento Apícola y Protección de Agentes Polinizadores prohíbe el uso de plaguicidas que contengan los ingredientes activos de Clotianidina, Imidacloprid, Tiametoxam y Fipronil por ser dañinos para las abejas; esta prohibición entró en vigor en febrero de este año.

    En general, el marco jurídico instruye a la autoridad estatal a implementar políticas públicas para lograr la protección de los agentes polinizadores, detener la deforestación y el uso intensivo e indiscriminado de agroquímico. Su ejecución está a cargo de la Secretaría de Agricultura y Ganadería, en coordinación con los Ayuntamientos.

    En el documento se establece que esa dependencia debe acordar con los productores un Programa de manejo integrado de plagas con énfasis en el uso de control biológico y en otras alternativas de manejo agroecológico.

    A su vez, el Comité Estatal del Sistema Producto Apícola se encarga de proponer, vigilar y dar seguimiento a las políticas públicas, planes, programas y acciones en materia apícola. En este enlace puedes consultar la ley.

    Causas de la disminución de abejas

    • Pérdida del hábitat.
    • Cambios de uso de suelo para la agricultura, minería y desarrollo urbano.
    • Uso de pesticidas.
    • Prácticas agrícolas intensivas.
    • Contaminación del aire.
    • Cambio climático.

    Notas relacionadas:

    Mazatleca siembra girasoles para ayudar a las abejas y a otros polinizadores

    Agroquímicos están acabando con las abejas: investigadores

    Mazatlán pierde a sus venados

    Podemos revertir la deforestación en Mazatlán

    Mazatlán tiene diferentes tipos de bosques, ¿los conoces?

    Raquel Zapien
    Raquel Zapienhttps://sonplayas.com
    Raquel Zapien. Periodista independiente, fundadora y directora de Son Playas. Interesada en temas de medio ambiente, desarrollo sostenible y urbanismo.