Más
    InicioComunidadBosque tropical de Mazatlán, expuesto a la deforestación y a los incendios

    Bosque tropical de Mazatlán, expuesto a la deforestación y a los incendios

    -

    Con la expansión de la mancha urbana aumentan los riesgos de deforestación e incendios en el bosque tropical caducifolio de Mazatlán, conocido también como selva baja caducifolia.

    Un predio adyacente a la avenida El Delfín se incendió ayer; se trata de una propiedad privada con remanentes de flora y fauna características de la selva baja caducifolia. El incendio se reportó alrededor de las once de la mañana y se estima que fue provocado, según informó el comandante del Cuerpo Voluntario de Bomberos de Mazatlán, Edgar Enrique Peinado Beltrán.

    Dijo que el fuego inició en un cúmulo de árboles y arbustos que habían sido removidos del terreno y concentrados en un espacio de aproximadamente 400 metros cuadrados para su posterior retiro. Después, la llama se extendió a lo largo del predio.

    En un lapso de tres horas, el cuerpo de auxilio estableció una barrera de contención para evitar que la conflagración llegara a las viviendas de la colonia Francisco Villa y a la zona con mayor cobertura vegetal.

     “La empresa propietaria del terreno asegura que dentro de su proceso de limpieza del terreno no está el quemar la basura sino recolectarla y ponerla en otro lugar, pero alguien le prendió fuego, desconocemos quién”, señaló.

    También lee: Mazatlán pierde a sus venados.

    bosque tropical caducifolio
    Aspecto del incendio registrado el sábado 27 de mayo en un predio adyacente a la avenida El Delfín, Mazatlán. Foto: cortesía.

    Lectores de Son Playas reportaron que la fauna silvestre del lugar fue alcanzada por las llamas, entre cangrejos de tierra, víboras, armadillos, tortugas y algunas aves, sin embargo, la corporación no confirmó el hecho.

    “De que hay fauna hay, porque es una zona montosa que alberga todavía flora y fauna; pero no se vieron animales dañados por lo menos en la zona en la que está el incendio porque ya está impactada esa parte”, manifestó Peinado Beltrán.

    A traves de la plataforma Naturalista y mediante recorridos por el área contigua, en la zona de influencia se han documentado ejemplares silvestres de flora y fauna, incluyendo especies protegidas enlistadas en la Norma Mexicana 059.

    En los predios que se ubican enfrente, por ejemplo, se ha observado a la cigüeña americana (Mycteria americana) sujeta a protección especial y la ardilla gris (Sciurus colliaei), una especie endémica del occidente de México que solo se encuentra entre Sonora y Colima. También se han visto aves nativas como el cardenal rojo (Sciurus colliaei) y chorlo tildío (Charadrius vociferus). En lo que respecta a flora, se tienen registros de palmeras de abanico (género Whashingtonia), ébanos (Libidibia sclerocarpa) y arbustos de cacahuananche (Gliricidia sepium), por mencionar algunas.

    La selva seca caducifolia, a la que comunmente se le llama monte, alberga una gran biodiversidad, la cual quedó registrada en el reciente Reto Naturalista Urbano, en donde Mazatlán obtuvo el primer lugar nacional y cuarto a nivel mundial.

    Sin embargo, con el desarrollo inmobiliario, miles de hectáreas de selva baja caducifolia del municipio han sido arrasadas sin que se dejen pasos de fauna o zonas naturales de contención. Tampoco existe un programa de reubicación ni se han instalado señaléticas en las avenidas para prevenir que venados y otras especies de mamiferos y reptiles sean atropellados.

    También lee: Mazatlán tiene diferentes tipos de bosques, ¿los conoces?

    Más construcciones, más riesgos

    El comandante de bomberos mencionó que en la actual temporada de sequía se incrementan los riesgos de incendios, tanto forestales como en el casco urbano, en su mayoría, provocados.  Actualmente, la corporación atiende un promedio 300 emergencias mensuales, de las cuales la mitad corresponde a quemas de lotes baldíos, montes, orillas de carretera y basura”.

    “Ya lo estamos sintiendo, tenemos un aumento de por lo menos el 50% de incendios de exteriores”, refirió.

    Reconoció que los riesgos de incendios y desastres en general también aumenta conforme se extiende la mancha urbana y se levantan edificaciones sin una adecuada planeación y ordenamiento territorial.

    Así, la incursión en la selva baja caducifolia y las edificaciones en afluentes pluviales, no solo tienen un impacto ambiental, sino que aumentan las probabilidades de inundaciones en zonas bajas, incendios o deslaves.

    “En tanto la ciudad vaya creciendo en infraestructura de vivienda, industria y comercio es ponerle riesgo y el mal impacto de la naturaleza también nos podría causar complicaciones tanto con el tema de lluvias y huracanes como en incendios, esperemos que todos estén cumpliendo con sus manifiestos de impacto ambiental y estén cumpliendo con la remediación de ese daño que se causa”, reconoció.

    Las autoridades responsables de verificar el cumplimiento de las medidas de mitigación son la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), mientras que la gestión del territorio le corresponde al Gobierno Municipal.

    También te puede interesar: Estero El Infiernillo, de la abundancia a la agonía.


    Notas relacionadas:

    Mazatlán, Cosalá y Monterrey en el top 5 del City Nature Challenge mundial

    Renuncian a proyecto inmobiliario y lo convierten en santuario de especies en riesgo, en Mazatlán

    Mazatlán pierde a sus venados

    Flora regional, una opción para los desarrollos inmobiliarios

    Salvar los bosques, el urgente llamado de la cumbre climática

    Así se debería proteger a las abejas en Sinaloa, según la ley